Atendidas por sus dueños: 7 librerías independientes para visitar en Santiago

A A

En tiempos donde el gran bazar del mundo está al alcance de un clic, estas librerías de la capital son lugares que promueven un catálogo cuidado acorde a su identidad más que uno que esté a la orden de la venta comercial. Nuestra nueva colaboradora, Consuelo Olguín, hizo un recorrido por siete librerías de Santiago que se destacan por mantener una identidad propia y por ofrecer a los lectores el tiempo y espacio necesario para descubrir nuevas lecturas.

Librería Takk. Créditos: Facebook.com/Takklibreria

Únicas, chicas y atendidas por su propio dueño o dueña. Esas serían las características transversales que cruzan a las librerías independientes, pero reducirlas a esos adjetivos sería mezquino. Se trata de espacios que ofrecen a los lectores algo que hoy quizás es más esquivo que nunca: tiempo. Tiempo para hojear, leer, preguntar por ciertos textos.

En ellas la palabra independencia no es antojadiza. No responden a intereses de empresas, editoriales ni de ninguna institución y orbitan fuera del foco mediático. Son librerías que van más allá del superventas y que ofrecen un catálogo diverso, incluyendo a editoriales emergentes o más desconocidas, y que se perfilan como una alternativa para personas que aún buscan el factor sorpresa en sus lecturas. Acá hacemos un recorrido por siete librerías de Santiago que tienen una curatoría acorde a su identidad, más que estar a disposición de la venta comercial del retail.

Palmaria, Manuel Montt # 058

Cada dos meses, Cecilia Palma trae los últimos libros que se lanzan en Argentina. Ella misma va a Buenos Aires y selecciona los textos de editoriales como Eterna Cadencia, Mar Dulce, Mansalva y Bestia Equilátera para exponerlos en Palmaria, la librería que tiene hace 23 años en el barrio Manuel Montt. Acá, los libro de Selva Amada, Samanta Schweblin o de César Aira están a la vista, en el primer mesón de la tienda.

Con 5 mil títulos en el stock permanente, Palmaria tiene de todo: desde el libro escolar hasta el último superventas. “Las librerías se hacen de acuerdo al lector, a veces”, comenta Cecilia Palma y agrega que en “las librerías independientes que son atendidas por su dueño se va generando una relación con el cliente, se conocen, si llega algún libro que le interese se le avisa”.

Post, Providencia # 2035

“Si un cliente pide un libro y no está, se lo podemos pedir”, dice Rodrigo Astaburuaga, dueño de la librería Post junto a Rodrigo Molina. Funciona hace tres años en la avenida principal de Providencia, donde forma parte del circuito cultural de la comuna.

En Post se pueden encontrar libros de editoriales alternativas, como la española Impedimenta, o textos del poeta rumano Mircea Cărtărescu, pero también títulos de gusto masivo, como los libros de la Historia secreta de Chile, de Jorge Baradit. Como una forma de ampliar el espectro, la librería tiene discos y películas de autor, como Ingmar Bergman, Andréi Tarkovski y Federico Fellini. Todo con el fin de apuntar a un público de nicho.

Cecilia Palma, dueña de Palmaria Libros. Créditos: Consuelo Olguín.

La comuna literaria, Santa Isabel # 0151

Álvaro Arellano empezó vendiendo libros por internet y al poco tiempo se instaló con una librería a pasos del Metro Santa Isabel, en Ñuñoa. La comuna literaria lleva siete años en funcionamiento. En ella hay principalmente libros nuevos, dando un espacio más visible a la narrativa contemporánea pasando por Ricardo Piglia, Roberto Bolaño y Clarice Lispector. En la parte superior del estante hay una nutrida oferta de libros antiguos, forrados en cuero y cosidos a mano, tales como las obras completas de León Tolstoi, Miguel de Cervantes y de Gabriela Mistral.

Estoy pensando en tratar de tener un catálogo bueno o digno dentro de mis posibilidades, en tratar de hacer algo honesto.

“Jamás miro la lista de los libros más vendidos de El Mercurio. Trato de buscar libros yo, muchos clientes me ayudan, así como también mis amigos y proveedores extranjeros. La gran diferencia es esa: estoy pensando en tratar de tener un catálogo bueno o digno dentro de mis posibilidades, en tratar de hacer algo honesto”, dice el librero. A diferencia de las otras librerías, en La comuna literaria la gente puede traer sus propios libros usados y venderlos o bien cambiarlos por otro de interés.

 

El Cid Campeador, Merced # 345

El Campeador pareciera estar detenido en el tiempo. Hay libros en los estantes, en rumas, en cajas. Dedicada a la compra y venta de textos antiguos y curiosos, la librería opera hace 30 años en el Barrio Lastarria a cargo de su dueño, Carlos Vivar Machuca. Entre los 35 mil títulos que maneja, los lectores pueden encontrar textos completos y bien cuidados de Historia, Poesía, Derecho, Filosofía y Arte.

Acá se puede encontrar las primeras ediciones de icónicos libros, como Veinte poemas de amor y una canción desesperada, firmado por el mismo Pablo Neruda, razón por la que resulta esta librería resulta de gran atractivo para el reducido grupo de coleccionistas que hay en Chile. Entre otros, el espacio tiene libros de Alianza Editorial, Siruela, Debate y la extinta Nascimento, cuya hazaña fue ser la primera editorial en publicar a la premio Nobel Gabriela Mistral y al antes mencionado Neruda. “Las editoriales se eligen por su rigurosidad y por contar con una buena traducción”, asegura.

Librería y centro social Proyección. Créditos: Libreriaproyeccion.cl

Librería Proyección, San Francisco # 51

Empezó como un centro social en 2011 y al poco tiempo se sumó la librería, cuyo fin es promover el pensamiento crítico. “Empezamos a vender libros para mantener el centro y nos pareció que era un aporte extra, con el propósito de cooperar con la movilización social”, dice Gustavo Vergara.

Coordinada por un colectivo de 12 personas, el lugar ubicado en el centro de Santiago, tiene un catálogo que se construye en torno al anarquismo, feminismo y marxismo de autores internacionales. Los géneros que más abundan son el ensayo y la investigación sobre pueblos originarios y Derechos Humanos, sin descuidar el espacio para la narrativa y poesía latinoamericana.

Takk, Andrés de Fuenzalida # 18

El 90% de los libros de la librería Takk son únicos, es decir, hay un solo ejemplar. Ubicada en el Drugstore de Providencia, maneja entre 20 y 25 mil títulos de las más variadas editoriales, algunas menos conocidas como las españolas Hermida Editores, Editorial Minúscula y las argentinas Fiordo y Editorial Cactus. Destaca en el segundo piso la amplia gama de textos infantiles, algunos ilustrados, tanto para niños como para adultos.

¿Qué la diferencia de las librerías de cadenas? Joan Usano, dueño de Takk hace 15 años, afirma: “Si supiera, quiere decir que estoy pendiente de lo que hacen ellos y la verdad es que no tengo ni idea. La librería sigue su propio curso”. El librero señala que esta no es una librería boutique, como tantas veces han querido catalogarla, no es de temporada, dice, si no que es de fondo.

Lolita, República de Cuba # 1724

El escritor Francisco Mouat abrió las puertas de la librería en 2014. Ubicada en República de Cuba con Pocuro, sector residencial de Providencia, Lolita ofrece “una atención personalizada, poder sentarse a leer, hacer seguimientos de libros y, lo más relevante, un catálogo diverso y actualizado en todo momento”, dice su dueño.

Con 37 mil volúmenes a su disposición, hay desde libros infantiles hasta ensayos, pasando por títulos de fútbol, de cocina, literatura pura y dura, de cine y música, de historia, de sicología, y también bastante poesía. Entre sus alternativas únicas, destaca la poesía de la premio Nobel Wislawa Szymborska, La librería ambulante de Christopher Morley, Las pequeñas virtudes de Natalia Ginzburg, La fabulosa taberna de McSorley y otras historias de Nueva York, de Joseph Mitchell, Vivir sin poesía de Peter Handke, Cuentos completos de Lydia Davis y De mi tierra a la Tierra de Sebastião Salgado.

Interior de La comuna literaria. Créditos: Consuelo Olguín.

 

Autor: Consuelo Olguín (8 Entradas)

Periodista UC de medios escritos. Ha trabajado en El Mercurio y en El Dínamo, transitando por las secciones de actualidad y cultura. Cursó el diplomado en Periodismo en Cultura, Crítica y Edición de Libros, de la Universidad de Chile. Luego participó en el taller de narrativa contemporánea que dicta la editorial Los Libros de la Mujer Rota.


7 comentarios para “Atendidas por sus dueños: 7 librerías independientes para visitar en Santiago

  1. ANTONIO KADIMA

    LIBRERIA/TIENDA LUNITA Y BIBLIOTECA BARRIAL CLAUDIA LOPEZ…2 ESPACIOS EN UNO AL INTERIOR DEL CENTRO CULTURAL TALLERSOL (1977 / 2018)…ESPACIO INDEPENDIENTE EN EL BARRIO YUNGAY…AVDA. PORTALES 2615 ESQUINA CUETO…FONOS 22 6823349 Y 9 88054268…

  2. Marcelo

    Felicitaciones ! Necesitamos más de esto
    Recomiendo hacerlo en librerías de viejo también

  3. Rosalba rodriguez

    Maravillosos espacios, aún no los frecuento, conozco a Lolita, es lo máximo para mi, amo mis libros y sus espacios. Gracias por existir !!

  4. ejaleeee faltamos nosotros pues amigo…libros de ocasión …atendida por su dueño de 87 años y su hija su humilde servidora …saludos¡

  5. Lorena olivares

    Le faltaron ls librerias mas emblematicas y antiguas de sntiagi,un reporteo mal hecho

  6. dora goldemberg (@llullaby)

    estupendo este paseo por lugares —que venden– se dejan tocar— libros!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *