Crónicas de Santiago a Mil: Sueño de una noche de verano

A A

Shakespeare en el campo chileno, esa es la propuesta de esta nueva visita a una obra que carga sobre sí con incontables representaciones. El montaje encabezado por Héctor Noguera y Daniel Muñoz se presentará entre el 5 y el 23 de enero en nuestro país. Por: Diana Bravo.

Crédito. Cyril Pérez - Teatro Camino

Crédito. Cyril Pérez – Teatro Camino

Revivir el teatro Shakespeariano siempre es necesario, pero cuando incluye una innovación tan interesante en la atmósfera en que se desarrolla el argumento, uno no puede menos que estar atento y cuestionando cómo se desenvolverá este montaje. Y al finalizar el primer acto, con el batir de las palmas al son de la cueca, parecía lo más natural del mundo que la historia de Sueño de una Noche de Verano se tejiera en el escenario del campo patrio. Los diálogos en tantas voces y lenguas diversas declamados, aquí se visten de verso popular gracias al muy bien logrado trabajo de los payadores Luis Guillermo Villalobos y Manuel Sánchez.

La adaptación es fiel, la trama es la misma de la comedia ideada por el autor y dramaturgo más grande de las letras inglesas por allá en el siglo XVI, pero hay una frescura envolvente en el montaje dirigido por Héctor Noguera, quien además hizo la dramaturgia junto con el actor y folclorista Daniel Muñoz. Dos mundos que se encuentran, por un lado “los tontos mortales” como bien los denomina Puck, atrapados en sus pasiones: Helena enamorada de Demetrio, quien a su vez está obsesionado con Justa, la cual ama a Juan, el cual le corresponde ardientemente ¿el problema? Don Urbano, padre de Justa, quien la quiere forzar a casarse con Demetrio, para lo cual cuenta con el apoyo del Patrón del Fundo, originalmente el ducado, Teseo, quien está en vísperas de desposarse con Hipólita. Dicho evento convoca al más jocoso y pícaro grupo humano, los jornaleros que se organizan para obsequiar a su patroncito con la representación teatral de la historia de dos desdichados amantes: Romero y Charhueta. Por el otro lado están los seres feéricos, con sus pasiones igual de desbordadas, Titania reina de la Hadas y su cónyuge Oberón, soberano de los genios, que no se dan tregua en la disputa por un bello mozuelo que ambos quieren poner a su servicio. Riendo de ellos y de todos, el entrañable Sátiro Puck que hace de las suyas a cada momento.

Sueño de una Noche de Verano de la mano de Héctor Noguera es una experiencia gozosa, se ríe hasta el llanto, pero también se reflexiona.

Shakespeare hoy por hoy es canon, se mueve en las aguas de la alta cultura,  pero sus orígenes estuvieron estrechamente ligados al mundo popular, y este carácter del que lamentablemente se le ha ido despojando en el tiempo, probablemente a causa de  las traducciones, se reintegra plenamente en esta versión. En medio de la representación de Romero y Charhueta, Cuasimodo encarnando a Romero declama que el chal desgarrado de su amada parece haber sido atacado por “puñaladas hechas por un cogotero”, abundan las expresiones con doble sentido que despiertan tanta hilaridad justamente por estar ahí en donde no las esperábamos. Los aburguesados Demetrio y Lisandro no dudan en enfrascarse en una violenta pelea cuchilla en mano, cual choros del puerto, por el amor de su dama.

Sueño de una Noche de Verano de la mano de Héctor Noguera es una experiencia gozosa, se ríe hasta el llanto, pero también se reflexiona, porque la crítica social de la obra de Shakespeare vive en ella y nos refleja. Ahí tenemos al patrón con su paternalismo junto a su corte de aristócratas que no se cuestionan la burla a la sencillez de los trabajadores, los mismos que los conmoverán inesperadamente con su jocoso montaje. La diferencia de las clases sociales es patente, estos grupos no se mezclan ni en los sueños.

Tal como si Oberón hubiera depositado en los ojos de nosotros, los espectadores, el “jugo del amor” uno se rinde encantado a la sonoridad de los diálogos, el colorido de las vestimentas que evocan a la Fiesta de La Tirana, los trajes de las huasas y la elegancia de los dandys. Un escenario más bien minimalista, permite al excelente elenco de actores desplegarse junto a la permanente compañía de la dupla de músicos que se hacen parte de la representación, y nos regalan con las melodías de las tonadas, las cuecas y el hermoso canto a lo poeta.

Sueño de una Noche de Verano

De William Shakespeare
Temporada: 5 al 23 de enero
Versión: Luis Guillermo Villalobos, Manuel Sánchez.
Idea original y dirección: Héctor Noguera.
Dramaturgia: Héctor Noguera, Daniel Muñoz.
Elenco: Ricardo Fernández, Catalina Stuardo, Héctor Noguera, Paloma Moreno, Juan Pablo Larenas, Diego Noguera, Carolina Arredondo, Luis Dubo, Juan Pablo Miranda, Marco Rebolledo, Yerko Farías, Marcela Millie, Juan Pablo Peragallo, Patricia Moreno, Carla Casali, Alejandra Araya, Jaime Mc Manus.

2 comentarios para “Crónicas de Santiago a Mil: Sueño de una noche de verano

  1. Alex torres

    Excelente puesta en escena ,virtuosismo actoral, grande Luis Dubo ,cautivante escenografía y vestuario. Shakespeare con sabor a paya y cueca genial trabajo un disfrute pleno .

  2. Gustavo Tapia

    Una de las puestas en escenas más memorables del último tiempo.. Llevar a Shakespeare al espacio del folclore nacional ha sido maravilloso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *