El imaginario de Romina Reyes

A A

El año 2014, a los 25 años, Romina Reyes publicó su primer libro de cuentos: Reinos (Montacerdos). Y a esa edad ya tenía credenciales. El año 2009 ganó el primer lugar en la categoría cuento juvenil del premio Juegos Literarios Gabriela Mistral, otorgado por la Municipalidad de Santiago, y el 2013 un relato inédito fue premiado por el CNCA. Reyes —que como periodista ha colaborado en medios como The Clinic online y Las Últimas Noticias— se define aquí como una escritora cochina, que busca escribir con honestidad.

Entrevista de Pablo Espinosa / Ilustración de Marcelo Parra.

Romina Reyes

¿Qué te motivó a escribir?

Escribo desde bien chica, desde que tengo recuerdo. Hace poco me acordaba que mi mamá me regaló un diario de vida y me di cuente que siempre he estado registrando por medio de lo escrito cosas que me han pasado, experiencias, que creo que son la materia prima para una obra de ficción. Ha sido algo presente en mi vida: mi mamá es profesora de historia y mi papá es periodista. A riesgo de sonar un poco cursi creo que siempre he escrito en mi vida y si algo me motivó literariamente fue hacer talleres, exponer mi escritura a otra gente y darme cuenta que era buena. Eso es muy motivante para el ego.

¿Qué tipo de escritora crees que eres y con qué autores te sientes cercana?

reino-portMe gustaría pensar que soy una escritora cochina, han dicho que tengo una voz perturbadora e inquietante. Siempre trato de escribir con honestidad las cosas que relato. Cuando era chica en un taller me dijeron que mi escritura les recordaba a Lemebel y también me han dicho que le copio a Bolaño. No tengo nada que decir: tengo aspiraciones grandes y me identifico con escritores grandes.

Describe el paisaje donde se sitúan (o suelen situarse) tus personajes.

Mis personajes andan vagabundeando como yo. Me gusta mucho caminar, especialmente de noche, pero ya no lo hago más porque soy mujer y tengo que estar acompañada para no sufrir un robo o una violación en la calle. Siempre hay personas vagabundeando, tomando, fumando pitos, un poco perdidos, ocupando el tiempo libre que tienen con toda la pasión. Y si están en espacios cerrados, son los espacios de cualquiera: un departamento en el centro de Santiago, una pieza, en la, micro, en el metro.

¿Cuáles son para ti las mejores condiciones para escribir?

A veces me siento muy bien escribiendo en mi casa. Otras veces tengo que salir. A veces tengo que escuchar cierta música. Creo que la mejor condición para escribir, más que algo externo tiene que ser interno: una tiene que estar en el ánimo correcto que le pida su escritura. A veces tengo que escribir en la micro.

¿Cómo imaginas que es la música o el sonido de tus escritos?

Me gusta harto la música romántica de los 70 y 80, como la balada italiana. Mi papá escuchaba mucho la radio Imagina y la Romántica y esas canciones están siempre en mi cabeza. Me gustan esas canciones románticas bien tradicionales, de amores únicos y profundos. Me gusta el contraste de pensar en esas canciones que suenan tan bonitas con las situaciones que yo escribo que son cochinas, perversas y donde siempre hay sexo.

¿Qué tienen de nuevo los nuevos autores chilenos? (¿Qué diferencia a los narradores y poetas actuales de las generaciones anteriores?)

Me gustaría pensar que soy una escritora cochina

Lo que tiene de nuevo es la abundancia de narradores que hay. Hoy tenemos muchas ferias de libros, editoriales independientes con libros bonitos, pero faltan proyectos editoriales, autores que hagan carreras literarias. Y creo que falta una politicidad más grande dentro del gremio de escritores, un compromiso con el discurso. Creo que los escritores y escritoras chilenas desarrollamos una voz interior. Es una literatura bien burguesa que trasciende las carencias físicas y materiales y se sitúa en el vacío del sujeto. Hay una exploración más interna sobre el sentirse chileno o chilena. Hay también autores que publican mucho más joven. Creo que estamos personificando la juventud, ahora a ese periodo de los veintitantos le estamos dando una historia, una narrativa. Eso es interesante en la nueva narrativa.

Creo que ha cambiado la figura del intelectual. Hoy los escritores están en un lugar mucho menos alto que autores del boom latinoamericano, por ejemplo. Eso me parece bueno, pero también valoro de la anterior generación la posición que tenían dentro de la sociedad y la capacidad de situar su arte dentro del contexto político y social. Y eso es algo que yo tomo, no creo que la literatura esté flotando por sobre la vida. La literatura está insertada en la vida, la gente lee los libros mientras va al trabajo, cuando está en el metro, antes de dormir.

Después de publicar tu primer libro, ¿crees que ya tienes una voz narrativa propia? Si es así, ¿cómo se fue formando y cómo la identificaste?

Creo que tengo un estilo, pero no creo que sea propia. Lo bonito de escribir es que una no solo está tomando experiencias propias, y no me refiero a otros escritores o libros, sino a la vida misma, cosas que he vivido con mis amigos y amigas, cosas que me han dicho, conversaciones. Finalmente una como autora es un poco barza al tomar todo eso, transformarlo y ponerle su nombre. Más que tener una voz narrativa propia me gustaría representar una forma de ser chilena, de clase media, de ser una trabajadora precarizada. Y eso nunca va a ser propio, es una experiencia que una trata de recoger.

Tu formación es de periodista, ¿hay investigación, en cuanto a lenguaje y argumentos, tras tus relatos de ficción?

Sí, pregunto mucho. Me parece fundamental averiguar, leer, porque arrojarse a la soberbia de comprender todas las experiencias del mundo me parece falso.

[Lee aquí el cuento La Karen de Romina Reyes, incluido en Reinos]

Autor: Marcelo Parra (15 Entradas)

Diseñador gráfico de la Universidad Tecnológica Metropolitana. Ha participado de diferentes proyectos relacionados a la cultura y el mundo gráfico. Actualmente trabaja como diseñador e ilustrador en Fundación La Fuente, además de ser vocalista y letrista de la banda Delatores.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *