Entrevista a Elodie Bourgeois y Luis Zendrera de Editorial Juventud a sus 95 años

A A

A poco de cumplir 100 años, Juventud es una de las editoriales más importantes en LIJ a nivel hispanohablante y una verdadera pionera en introducir el álbum en España y así en Latinoamérica. Empresa de carácter familiar, ha logrado sortear los cambios con una fuerte apuesta en el libro álbum desde sus inicios. Conversamos con Luis Zendrera y Elodie Bourgeois, director general y editora respectivamente, como un paso previo a la actividad a realizarse en nuestra casa matriz y que contará con la presencia de Zendrera, que será entrevistado por el periodista y escritor Esteban Cabezas, gracias a Liberalia Ediciones.

Entrevista de María Jesús Blanche y Astrid Donoso Henríquez

Detalle de Espera, Miyuki… de Roxane Marie Galliez e ilustrado por Seng Soun Ratanavanh

Llegar a los 95 años no lo logra todo el mundo, y mucho menos editoriales en el mundo hispanohablante. 95 años que cruzan dictaduras, guerras mundiales y enormes cambios culturales y sociales. La vital editorial Juventud es, en ese sentido, un caso especial, y lo es además por ser gestores de un catálogo que dio espacio y fuerza a clásicos universales por primera vez en español, pero especialmente por introducir el álbum en España y así en América Latina, donde en estos últimos 10 o 15 años ha alcanzado un enorme impacto.

Tan grande fue el crecimiento del catálogo de la editorial en esos años, que incluso en 1931 ya contaban con una filial en Argentina. Hoy conservan una filial en México, considerando que la editorial sigue siendo una empresa pequeña, aún de cierto carácter familiar,  y que el trabajo con los distribuidores ha sido esencial y fructífero, como sucede con Liberalia, en Chile.

El próximo lunes 29, su director general Luis Zendrera, nieto del fundador de la editorial, estará conversando en nuestra casa matriz (Exequiel Fernández 397, Ñuñoa), gracias a una alianza con la editorial Liberalia, y con motivo de esta próxima visita conversamos con él y Elodie Bourgeois, editora de Juventud.

—Queríamos saber sobre de los inicios de la editorial, también considerando cómo se gestó en 1923. ¿Con qué idea se planteó, cuál era el objetivo, las primeras ideas o criterios que tenían ustedes como editorial?

Luis: Es una buena pregunta, me alegro que me la hagas. Como tú puedes comprender yo estaba ausente, pero es cierto que mi abuelo, como bien sabes, fue el que fundó la editorial. Él había publicado previamente libros de contabilidad, de empresa por finales del 19 y en el año 23 decidió crear editorial Juventud donde ya empezó a hacer toda una serie de diferentes colecciones. Hacía libros para adultos, también novelas rosa, muchas cosas, pero ya desde el principio se centró mucho en libros de literatura infantil y juvenil. Fue el primero que tradujo los libros de Andersen, los cuentos de Grimm y creo que La abeja Maya lo publicó en el año 25. Y los de Heidi también, en el año 26 o 27. Bastante pionero en este sentido.

—¿En qué momento se decidió tomar un camino ligado a la literatura infantil y juvenil, dejando un poco en segundo plano la edición de clásicos para adultos?

Luis: Es un acontecimiento bastante reciente. La complejidad de los últimos años en el sector editorial acá, en España, sobre todo en el 2008 que hubo una crisis profunda, donde las editoriales bajaron sus ventas alrededor de un 40%. Entonces eso nos hizo centrarnos en lo que mejor nos está funcionando gracias a Elodie, pues nos hemos ido centrando más en lo que mejor funciona, ¿no? Seguimos manteniendo clásicos, colecciones de bolsillo, haciendo algunos libros para adultos, pero es cierto que en la última década nos hemos centrado más en lo que es literatura para niños.

—¿Creen que es parte de su sello mantener esta tendencia hacia la literatura infantil o juvenil? ¿Cómo definirían su línea editorial?

Elodie: Pienso que realmente gran parte del catálogo infantil y juvenil se inició con la tía de Luis, Concepción Zendrera, cuando adquirió las colecciones de Tintín. Empezó a ir a ferias a adquirir derechos de series internacionales que fueron muy famosas en su momento, no solo Tintín sino toda la serie de Los cinco, de Enid Blyton. Y también introdujo el álbum en España, que no existía en los años 70-80, ella empezó a publicar los primeros. Es verdad que en esa época el libro álbum no era muy reconocido, en España era un género que costaba mucho. Yo tuve la suerte, cuando entré en el año 2000, que ya era un género que empezaba poco a poco a hacerse como un hueco en España. Nos costó casi diez años hacer conocer a la gente lo que era un libro álbum de calidad. Básicamente nosotros definiríamos nuestra línea como una editorial que publica libros álbum de calidad, de autores internacionales reconocidos, cada vez trabajamos más con autores e ilustradores españoles y de América Latina. También publicamos mucho libro de no ficción ilustrado, eso también es un 40% de nuestro catálogo y hace poco hemos abierto una línea de cómic infantil.

Concepción “Conchita” Zendrera es una figura ineludible al hablar de la editorial. Visionaria, logró marcar un camino que ha  ido abriendo puertas para el protagonismo del cual goza hoy libro álbum  en la LIJ. Hija del fundador de la editorial, José Zendrera, dirigió el área infantil por cuarenta años, convirtiendo a Juventud en la primera casa editorial española en traducir Peter Pan, por ejemplo, y logrando que libros tan emblemáticos como Pippi Calzaslargas o Alicia en el País de las Maravillas fueran accesibles, o autores como Gianni Rodari. Junto con esto, la tía de Luis Zendrera fue precursora de colecciones de bolsillo a bajo precio, en ediciones rústicas con obras populares a las que podían acceder muchos nuevos lectores.

Es bien impresionante la figura de Concepción. La claridad con la que emprende con fuerza una línea infantil y juvenil, adelantándose a un movimiento que ahora estamos viviendo en la LIJ.

Luis: Sí. Hoy tiene 99 años y fue verdaderamente pionera en la edición del libro álbum, con autores como Verónica Uribe y como Ricardo Alcántara. O sea ya en los años 60 se empezó a publicar libros álbum cuando yo creo que ninguna otra editorial en Hispanoamérica estaba publicándolos.

 

—¿Ella llegó a trabajar en esta empresa familiar con una visión tan clara o fue formándose con el tiempo?

Luis: Pienso que en la historia de la editorial hay dos personajes claves en cuanto a lo que es la familia. O sea, está mi abuelo que fue realmente pionero en muchas cosas. Fue el primero que hizo coediciones con otros países, que hizo libros de bolsillo e incluso fundó revistas. Luego confió mucho en su hija Conchita, que tenía realmente una visión tremenda, porque fue una editora buenísima. Por ejemplo, apostó por Tintín, cuando no se conocía nada, era un tipo de cómic que no existía en España y en Latinoamérica tampoco. Y no solo eso, a pesar de que empezaron a publicarlo en el año 1957 y no se vendió prácticamente ni uno hasta el año 65, ella, muy tenaz y con mucha constancia, consiguió convencer a su padre de que había que seguir apostando por ello y al final tuvo razón, porque fue un éxito tremendo. Lo que llegó a venderse entre las décadas del 60 y 90 fue realmente extraordinario.

Creo que ahora se está viviendo un momento dorado para el libro álbum, tanto en la ficción como en la no ficción, el libro informativo. Y la muestra es la cantidad de producción que hay hoy en día

—En ese sentido, además del libro álbum, fue ella la precursora de la exploración en nuevos formatos en la editorial, impulsando la incorporación de pop-up, leporello, que sobre todo para la época la factura tiene que haber sido bastante compleja y novedosa. 

Luis: Muy novedosa, sí. Realmente estamos trabajando ahora en recopilar lo que se hizo durante aquellos años y nos quedamos sorprendidos. Porque efectivamente encontramos libros pop up, encontramos un libro teatro, como un kamishibai. Son cosas que hoy en día parecen súper novedosas pero que ya existían hace 70 años.

—Se habla también de la idea de esta revolución del libro álbum. ¿Ustedes como editorial se siente parte de esta revolución?

Luis: Nos sentimos parte en el sentido de que hemos apostado por ello durante muchos años. Durante muchos años, coloquialmente, diríamos que hemos estado picando mucha piedra, porque era muy difícil, el público no lo aceptaba tan fácilmente. Creo que ahora se está viviendo un momento dorado para el libro álbum, tanto en la ficción como en la no ficción, el libro informativo. Y la muestra es la cantidad de producción que hay hoy en día, no solo aquí en España –donde hemos pasado a ser 10 o 15 los editores que publican libro álbum, a ser más de 100–, sino en toda Latinoamérica. Chile mismo tiene editoriales buenísimas que hacen libros álbum de mucha calidad.

Unidos por el álbum

En el 2017, la editorial se unió a varias otras que se especializadas en libros álbum para formar una Asociación de editoriales independientes de literatura infantil en España con el fin de dar visibilidad y relevancia al género con nuevas propuestas, siempre en alianza con el trabajo con libreros, bibliotecas y escuelas. Bajo el nombre ¡Álbum! destacan  editoriales como A Buen Paso, Libros del Zooro Rojo, Milrazones, Ekaré, Coco Books y Flamboyant, entre varias otras.

—¿Cómo nace esta idea de unirse?

Elodie : Digamos que inicialmente por amistad, porque al principio éramos cuatro a cinco editoriales con quienes habíamos entablado mucha amistad, viajábamos a ferias, nos encontrábamos allá, intercambiábamos impresiones, ideas, etc. Poco a poco se nos ocurrió la idea de asociarnos, para hacernos un poquito más fuertes y dar visibilidad al libro álbum en prensa, críticas en los periódicos, etc. Entonces decidimos proponer a otras editoriales el crear una asociación. Al principio éramos 12 editoriales catalanas, principalmente, y este primer año decidimos hacer una semana dedicada al álbum, que llamamos La semana del álbum, y un fórum educativo que estaba dirigido a maestros y bibliotecarios. Fue como una prueba piloto que tuvo muy buena recepción. Conseguimos tener mucha visibilidad en la prensa y muy buena recepción por parte de los maestros y de los bibliotecarios. Pues al año siguiente, decidimos proponer una apertura a otras editoriales de todas partes de España y ahora somos unos 24-25. Digamos que el requerimiento es que sean editoriales independientes y que dediquen el 50% de su catálogo, por lo menos, al libro álbum. Y la verdad es que se ha creado una asociación muy bonita, con muy buenas editoriales de toda España. Con muy buena relación con todo los editores. La verdad es que compartimos ideas, compartimos muchas cosas, al final ya se ha creado como una gran familia. Y seguimos organizando esta semana del álbum, la primera semana de noviembre. En el año pasado se realizó en ya varias ciudades españolas y el fórum educativo que se realizó en Barcelona, Zaragoza y Madrid. La idea este año es seguir ofreciendo estas actividades y crear un fórum itinerante porque hay mucha demanda en todas las ciudades de España. Entonces la idea sería crear pequeños minifórums en las ciudades que lo demanden.

—Qué bueno, porque hay ahí un trabajo de formación. Todavía hay gente que no entiende el libro álbum y es muy complicado. Ese trabajo es súper importante para bibliotecarios, para los mediadores y para libreros.

Luis: Exactamente. Queda mucho trabajo por hacer, pero lo que es muy gratificante es que a partir de esta asociación te están buscando mucho más. Por ejemplo, ahora la comunidad de Madrid nos ha llamado para dar unas ponencias para 80 maestros, cosa que como una editorial individual es muy difícil conseguir. Pero sabiendo que somos 25 y que hay gente preparada dentro, pues el ser como una asociación, que no estamos unidos, ni una empresa, como nada, una simple asociación para hacer cosas juntos, hace que nos llamen mucho más desde aquí, desde Latinoamérica, desde muchos sitios para charlas ponencias y para ayudar a dar mayor visibilidad al libro álbum.

—Y que ese trabajo también no quede solamente entre los editores, sino también aterrizarlo y acercarlo a los lectores, a los mediadores, a los educadores. No sé si dentro de ese mismo objetivo se enmarca tu próxima visita a Buenos Aires. Nos puedes hablar un poco de eso, el motivo de tu visita a la FILBA.

Luis: La FILBA es una feria a la que yo he asistido desde hace muchos años. No voy cada año porque lamentablemente el tiempo no me lo permite. Pero sí que voy máximo cada 2 o 3 años. Este año coincide además con que Barcelona es la ciudad invitada y el día 27 doy una charla también sobre Barcelona como precursora de la industria editorial en los principios del siglo pasado. Realmente pienso que en Barcelona era donde más industria había, más editoriales había y que fueron precursoras de muchísimas cosas. Independientemente de eso, pues, estoy visitando a mi distribuidor allá que me organiza charlas también con bibliotecarios, con algún escritor, con diferentes personas que valen la pena visitar cada vez que voy por allá.

—En la próxima visita a Chile y Argentina  buscan además proyecciones, con autores o ilustradores latinoamericanos?

Elodie: Sí, cada vez más estamos haciendo colaboraciones. Bueno, hemos hecho un libro con Irene Vasco, que es de Colombia, y Juan Palomino que es mexicano. Ahora hemos sacado uno de Samuel Castaño, que es colombiano también. Y bueno, todavía no hemos trabajado con ningún chileno, pero no lo descartamos, la verdad es que nos encantaría. A ver, si cuando vaya Luis puede contactarse con algún autor, ilustrador, porque sería un placer trabajar con autores chilenos. Aunque ahí tenéis muy buenas editoriales ya y trabajáis muy bien. Pero la verdad es que también, bueno, hace ilusión trabajar. Crear un puente entre España y Latinoamérica siempre es bonito.

—Volviendo a ¡Álbum!  Y su manifiesto, ¿qué elementos les parece a ustedes que son esenciales para decir que un libro es un buen libro álbum? 

Elodie: Lo primero, te diría que es un buen texto. Es para nosotros lo más importante y lo más difícil de conseguir porque no hay muchos buenos autores de álbum. La gente no sabe muy bien escribir para álbumes. Siempre está la idea de que hacer un cuento para niños es muy fácil, que lo puede hacer cualquiera y no es cierto. La verdad es que encontrar un buen autor de álbum siempre es muy complicado. Que sea un autor que tenga una cierta poesía, que sepa hablar a los niños como seres inteligentes. Porque hay muchos álbumes que, la verdad, en la primera frase un dice “no, no va por ahí”. Básicamente a nosotros lo que nos cuesta más son los autores. Los ilustradores, hay maravillosos ilustradores por todo el mundo, esto ya no es para nada complicado. Buscamos buenos ilustradores, depende del estilo del álbum. Diría que lo más difícil es encontrar a los buenos autores.

—¿Qué libros de su catálogo recomendarían? ¿De los libros nuevos?

Elodie: Pues yo tengo este aquí, que se llama El viaje del calígrafo. Salió hace un mes, la autora es Arianna Squilloni, que es la editora de A Buen Paso, y el ilustrador es el colombiano Samuel Castaño, que ha ganado varios premios, es un ilustrador muy joven y  hace un trabajo muy muy interesante. Realmente hace un libro bellísimo, el texto viene a hablar de la emoción que le provoca a uno el hecho de viajar. Entonces un poco habla de que viajar para algunos significa tener miedo, para otros es una gran experiencia. Toca muchos temas de los refugiados, por ejemplo, el miedo que tienen al llegar a un nuevo país. Es un texto muy poético que habla de un calígrafo que emprende un viaje a través del mundo y de esta manera él empieza a dibujar los mapas, los primeros mapas los dibuja él, pero también es una manera de decir que el viaje, toda la experiencia, también lo ha dibujado a él. Lo recomiendo porque el texto es muy bonito.

El viaje del calígrafo editorial juventud escrito por Arianna Squilloni e ilustrado por Samuel Castaño

Luis: Pues yo, mira, este es un libro que Elodie tuvo el acierto de hacer: Mi Primer libro de Física Cuántica. Sus autores habían sido rechazados por 8 o 9 editoriales. Es un libro informativo que hoy en día tiene un éxito tremendo y que lo hemos vendido casi una docena de lenguas. Y explica conceptos difíciles pero de una manera súper fácil. Entonces cuando veis maestros que te envían mails dando las gracias porque pueden tratar temas como la física cuántica o la relatividad con una explicación más o menos sencilla, y que pueden obviar el típico y pesado libro de texto que no es tan fácil que los niños no aprecian muchas veces el poder trabajar con estos materiales, con estos libros informativos que hoy en día están tan de moda, pues es una gran ventaja para ellos. Y cada vez más el libro álbum informativo está entrando en las escuelas. Y de ficción también, por supuesto porque muchas veces permite integrar niños que son conflictivos o que no son de fácil aprendizaje, entonces un libro de ficción pueden tratar muchos temas y le sirve también como una herramienta buenísima para poder manejarlos y dar clase con ellos.

—Y de otros catálogos; ¿qué recomendarán? O qué libros les habría gustado editar?

Elodie: A mí, bueno, particularmente lo que publica Ekaré me gusta mucho. Lo que publica A buen paso también me gusta mucho, encuentro que todos sus libros desprenden una inteligencia, una sutileza y una poesía increíbles. De editoriales latinoamericanas: Amanuta, me encanta, Tecolote en México, Ekaré Sur también hace maravillas. Son muchísimas. A nivel de informativo, me gusta mucho lo que hace Iamiqué, es muy inteligente, los textos en general suelen ser muy buenos.

Luis: Pues no es fácil, esta pregunta, porque realmente no es que tengas en mente el libro que te gustaría hacer, sino que un día descubres un texto y dices “con este texto podríamos hacer un libro maravilloso”. Y va por esa línea, ¿no? Estamos bien orgullosos ahora de nuestro catálogo. ¿Pensar el libro que me hubiera gustado hacer? Pues muchos, muchos, muchos. Muchos libros de buenos compañeros que cuando veo sus libros digo “¿qué maravilla, no? Qué gran trabajo detrás, como editor, como autor y como ilustrador”.

—¿Qué proyecciones tienen ustedes ahora que están ad portas de cumplir 100 años?

Luis: Pues no sé, la verdad es difícil decirlo, porque volvimos ayer o antes de ayer de la feria de Bolonia (Italia) y cuando veis las maravillas que se están publicando y que hay muchas cosas por hacer. Nosotros intentaremos seguir con nuestra línea, hacer cosas novedosas, hacer cosas que agranden al mercado, intentar formar un catálogo mejor cada día.

Invitación

 

 

 

 

 

Un comentario para “Entrevista a Elodie Bourgeois y Luis Zendrera de Editorial Juventud a sus 95 años

  1. jesus chico

    Me siento orgulloso de conocer y haber tratado como editor y persona ejemplar a Luis.
    es una persona unica que uno ecuentra en este amplio mundo del libro pero es tan humano y fiel a los pricipios de su querida editorial que creo cada dia se alimenta mas de su vocacion que de cualquier otra cosa que depare la vida.
    Luis no es unico.Es irrepetible.Orgullo haberte conocido.
    Desde Guatemala le saluda Jesus Chico Garcia.Simplemente librero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *