Feliz día del Bibliomóvil: libros que viajan a sus lectores

A A

En Chile existe más de 50 bibliomóviles, los que por primera vez celebrarán su día este 18 de octubre. El acto central será realizado en la localidad de Lebu (región del Biobío), momento en que se subraye la enorme labor que cumplen estas colecciones viajeras que  recorren el territorio nacional, creando y formando nuevos lectores; permitiendo que el acceso al libro y a la cultura se extienda por todos los rincones de nuestra intrincada geografía.

Biblimóvil de la comuna de Contulmo, VIII región.

Biblimóvil de la comuna de Contulmo, VIII región.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Colecciones de libros que viajan por carreteras y pequeños poblados, por comunas alejadas entre escuelas, consultorios y centros vecinales. Máfil, Nancagua, Río Bueno, Ninhue, Tirúa y Cañete, son algunas de las localidades que han sido beneficiadas con estas visitas viajeras gracias a los bibliomóviles, que hoy por primera vez celebran su día.

En sus 17 años de trabajo en fomento lector, nuestra fundación ha realizado distintas empresas y organizaciones, diversos proyectos de bibliomóviles que han llegado con libros, actividades culturales y capacitación a un gran número de comunas, en alianza con los municipios y la Ley de Donaciones Culturales. En cada proyecto, se ha ejecutado el programa Creando los Lectores del Mañana.

Imágenes de Bibliomóviles de Los Alamos (VIII región), Lanco (XIV región) y Contulmo (VIII región)

Un poco de historia

El programa de Bibliomóviles fue creado en nuestra fundación el año 2001, inspirados en el trabajo que realizaba el bibliomóvil de Coyhaique, creado por Magdalena Rosas. El primer proyecto, financiado íntegramente por la Fundación Andes y el Municipio de Peñalolén, tuvo un carácter netamente escolar; y recorría 5 establecimientos de la comuna, de distintas dimensiones: liceos, escuelas básica con educación media, escuelas con jardines infantiles. Además, el proyecto consideraba visitas al Hospital Pedro Aguirre Cerda y préstamos en la Feria de Los Orientales.

A partir del años 2002, ese modelo se aplicó -con modificaciones y objetivos diversos- en Cerro Navia, Macul y La Pintana, con donaciones de la Fundación Andes, la Citigroup Foundation y los municipios respectivos.

Si bien los primeros bibliomóviles nacidos en nuestra institución fueron en sectores más urbanos y concentrados en la Región Metropolitana, pronto se comenzó a trabajar en sectores rurales a nivel escolar, en localidades de la X región de Los Lagos: Osorno y Puerto Octay, fueron los primeros, y nacieron con aportes del Mineduc, del recién creado Consejo del Libro y de los vecinos de Puerto Octay, quienes donaron los recursos necesarios para la compra de libros, del auto y de la asistencia técnica. Por su parte, los municipios siempre han contribuido con la vinculación a la biblioteca pública y la remuneración de los «bibliomovileros», choferes que han sido capacitados en gestión de proyectos, literatura y fomento lector, los que se transformaron en las verdaderos pilares de este programa.

A las dos comunas mencionadas, le siguieron nuevos proyectos en las regiones de Los Ríos y Bíobio. En las catorce comunas de Valdivia, nuestra institución creo trece bibliomóviles con aportes diversos: Fundación Arauco, Molinos Collico, Aserraderos Paillaco, Pesquera El Golfo, Consejo Nacional del Libro y la Cultura, Soprole, entre otras. Siempre con el patrocinio de la Ley de Donaciones Culturales.

En el caso de la región del Biobío, nuestra fundación firmó una alianza con la Fundación Arauco y la empresa Arauco, quienes insertaron el programa en una intervención lectora y educativa a gran escala, en la región. Así se implementaron proyectos en el Valle del Itata (San Nicolás, Ninhue, Quirihue, Coelemu, Portezuelo) y en todas las comunas de la Provincia de Arauco

contuilmo4

La experiencia se fue expandiendo, logrando llegar no sólo a nuevos lugares de la región Metropolitana y la región de Los Lagos, sino que a la región del Libertador Bernardo O’Higgins, del Maule,  Biobío y de los Ríos, ampliando una enorme red de lectores, beneficiados tanto a nivel escolar como comunitario. Estos bibliomóviles han trabajado en directa coordinación con los municipios y las bibliotecas regionales existentes, extendiendo la cobertura y robusteciendo los esfuerzos por crear y motivar a nuevos lectores.

Visitas semanales planificadas con antelación y con una clara ruta de viaje marcan la agenda diaria de los bibliomóviles, momentos en que los lectores saben cuándo y dónde pueden acceder a nuevos préstamos y devolver los libros ya leídos. De esta forma se genera un sistema de trabajo que permite la organización no sólo del encargado de viajar y promocionar esta colección viajera, sino de los mismos usuarios, formando un hábito que antes era casi inviable. Así, en las localidades que han sido beneficiadas, se genera entonces una necesidad por acceder a nuevos libros, a animaciones lectoras, cuentacuentos u otras acciones en torno al fomento lector.

El libro se transforma en algo necesario, algo que se espera y se anhela y que permite leer por gusto; volver más amena la hora de espera en el consultorio, descubrir nuevas recetas, nuevos intereses e incluso descubrir que se es lector. Los libros viajan a los niños, a los ancianos, a las dueñas de casa, a los pequeños agricultores, transformándose así parte importante de su vida cotidiana, permitiendo que aquellos que viven en sectores alejados no queden ajenos a la cultura y al entretenimiento.

Daniel Arenas, encargado de Bibliomóvil de Teno (VI región) junto al escritor Manuel Peña Muñoz y una joven lectora.

Daniel Arenas, encargado de Bibliomóvil de Teno (VI región) junto al escritor Manuel Peña Muñoz y una joven lectora.

Experiencia de Teno

El video del Bibliomóvil de Teno -creado por Fundación Arauco, el municipio y nuestra fundación, para el programa Teno Lee- da cuenta del trabajo que se realiza en esa comuna; y en palabras de sus propios protagonistas y beneficiarios podemos vislumbrar el enorme impacto que este programa ha tenido en las comunidades.

Bibliomóvil de Teno: un proyecto de fomento lector from Fundación La Fuente on Vimeo.

Autor: Astrid Donoso Henríquez (49 Entradas)

Periodista, Técnico Bibliotecario, Diplomada en Fomento a la Literatura Infantil y Juvenil (PUC), Máster de Literatura Infantil (UAB) y Diplomada de Edición de IDEA (USACH). Lectora voraz y nada monógama de libros clásicos, contemporáneos, poesía, ensayos y rarezas. Trabaja en La Fuente desde el 2012. Estudiante del Diplomado de Literatura Inglesa en la PUCV.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *