Fomentar la lectura en los niños puede cambiar vidas

A A

El trabajo en fomento lector es una tarea ardua: aunar esfuerzos, conseguir recursos, motivar a los padres, coordinar acciones, leerle a los niños. La investigadora inglesa Helen Pearson nos demuestra —a través de un largo y contundente estudio— que la preocupación de los padres por incentivar la lectura por placer, desde la primera infancia, puede cambiar el futuro de los niños, principalmente de los más pobres.

Créditos: Bret Hartman / TED

Helen Pearson es periodista, editora de la revista Nature y madre de tres hijos. En la charla TED, Pearson muestra los resultados de un estudio que se ha desarrollado por más de 70 años. Créditos: Bret Hartman / TED

¿Cómo criar a nuestros hijos de la mejor forma? ¿Cómo asegurar que sean sanos y felices? Con estas preguntas nos introduce Helen Pearson a su charla TED, presentada en abril de 2017, enfocada en la importancia de las condiciones infantiles y la crianza sobre el desarrollo posterior.

Pearson, periodista, editora de Nature y autora de The Life Project: The Extraordinary Story of 70,000 Ordinary Lives (Penguin, 2017), ha seguido el mayor estudio longitudinal realizado en el Reino Unido, el cual ha observado a más de 70.000 niños nacidos entre 1946 y los años 2000, y ha registrado tanto sus trayectorias de vida como rasgos de su información genética.

Estos datos —que han inspirado más de 6.000 artículos y libros— permiten comprender por qué los niños tienen caminos de desarrollo diferentes, y alcanzan distintas metas en la vida. Esta evidencia muestra que el mayor determinante de las condiciones de vida en la adultez es el contexto socioeconómico durante la infancia, observándose que los niños de orígenes más pobres tienden a conseguir menores niveles de educación y trabajos con ingresos más bajos.

Guaguateca Egaña 2

Guaguateca en Biblioteca Viva Egaña. Créditos: Biblioteca Viva

Los estudios muestran las técnicas de crianza y prácticas parentales tienen un efecto capaz de nivelar, hasta cierto punto, las diferencias iniciales. Hábitos como la lectura diaria en la primera infancia, y el involucramiento de los padres en la escuela, han mostrado ser efectivos en reducir las tasas de pobreza en la adultez.

Por otro lado, aquellos niños que disfrutan la lectura, tanto en la primera infancia como en la etapa escolar, tienden a conseguir un mejor rendimiento general en la escuela, incluso cuando se consideran otras variables que podrían afectar estos resultados.

Del mismo modo, hablar con los niños cálidamente, enseñarles las letras y los números desde una edad temprana, mantener hábitos de sueño estables, y hacer visitas y paseos a lugares culturales son prácticas que han mostrado un efecto positivo en el desarrollo posterior de los niños.

¿Cómo hacernos cargo de esto, entonces? Para Helen Pearson, aunque la información disponible es demasiada, el primer paso es contar con tiempos para conversar con los hijos, hablar con ellos de forma empática, y asegurar que tengan acceso a libros de su interés.

Mira la presentación TED de Helen acá (en inglés)

 

Autor: Ignacio Casielles (1 Entradas)

Sociólogo de la Pontificia Universidad Católica de Chile, lector disperso y estudiante permanente. Es parte del equipo de Investigación y Estudios de Fundación La Fuente.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>