Ilustres ilustradoras chilenas en Portugal

A A

La VII Bienal Internacional de Ilustración Infantil de Portugal, Ilustrarte, seleccionó el trabajo de las ilustradoras chilenas Paloma Valdivia y Sol Undurraga entre 1.700 postulantes de 72 países, demostrando una vez más el buen momento de la ilustración nacional. Este encuentro, que termina el 17 de abril, permite dar un vistazo a lo mejor de la ilustración actual para el público infantil y juvenil en el mundo.

IMG_7121

Vista exterior de Ilustrarte [Foto de Paulina Retamales]

 

Tiene gracia que la Bienal de Ilustración en Portugal, Ilustarte, se lleve a cabo en el Museo de la Electricidad y en Lisboa, una ciudad conocida por su luz clara y deslumbrante.

De un tiempo a esta parte, el mundo de la ilustración parece brillar con luz propia, sobre todo cuando hablamos de los ilustradores latinoamericanos y, en especial, de los chilenos. No por nada, de los 50 artistas seleccionados por el jurado internacional de esta muestra, solo habían dos latinoamericanas y ambas eran ilustradoras chilenas: Paloma Valdivia y Sol Undurraga.

La Bienal, que ya va por su séptima edición, ofrece la posibilidad de echar un vistazo a lo mejor de la ilustración contemporánea para el público infantil y juvenil proveniente desde las cuatro esquinas del planeta. En un escenario inmejorable, ocupando todo el segundo piso de una antigua fábrica de electricidad convertida en centro cultural, las imágenes que no solo son para ver sino también para leer, cuentan historias hechas por artistas plásticos que, según los comisarios de esta exhibición, utilizan las páginas como telas y los libros como si fuesen una galería.

El Gran Premio de Ilustrarte

Tan solo para dimensionar el fenómeno que surge alrededor de Ilustrarte, basta saber que más de 1.700 ilustradores de 72 países participaron del concurso este año. La contienda implicaba enviar tres ilustraciones originales al concurso, ya sea inéditas o publicadas en los dos últimos años, y el ganador podía acceder al Gran Premio de 5.000 euros.

El encargado de dirimir el certamen fue un prestigioso jurado internacional, conformado por Serge Bloch, ilustrador y diseñador francés; Joana Astolfi, arquitecta y diseñadora portuguesa; Johanna Benz, ilustradora alemana (ganadora de Ilustrarte 2014) y Juanjo Oller, editor e ilustrador español. La votación se inclinó por una ilustradora española, Violeta Lópiz (Lópiz, sí, no Lápiz, aunque habría sido muy poético que fuese el segundo, ¿no?) y destacó con menciones especiales los trabajos de la ilustradora belga Ingrid Godon, del ilustrador español Jesús Cisneros y de la ilustradora italiana Claudia Palmarucci.

Violeta Lópiz

Violeta Lópiz, ilustradora española ganadora del Gran Premio de Ilustrarte

Las imágenes vencedoras del Gran Premio son parte de un libro llamado Amigos de pecho (Amigos do peito), editado en 2014 por la editorial portuguesa Bruáa. En él, las imágenes de Violeta Lópiz se unen al texto poético de Caudio Thebas, a quien la autora española define como “payaso poeta dramaturgo músico escritor”,para guiarnos a lo largo de un paseo por el barrio de un niño, a través de sus plazas, edificios y amigos de cuyo nombre nunca se acuerda: “¡El amigo no tiene apellido, tiene dirección!”, dice el protagonista. Y el jurado agrega: “Las imágenes de Lópiz consiguen crear una empatía inmediata con el lector al revelar las relaciones entre los lugares, las personas y los afectos”.

Los lugares tienen un valor especial para la ilustradora española, tanto como la necesidad de formatear su cerebro cada vez que inicia un proyecto nuevo. Cuando le encargaron el proyecto en enero de 2014, decidió mudarse una temporada a Lisboa, para entender mejor el contexto del poema y encontrarse con sus editores portugueses.

amigos

Ilustraciones de Violeta Lópiz para el libro “Amigos do peito”

“Planifiqué la historia para que el protagonista apareciera en todos los escenarios solo. De los amigos, solo quedarían los lugares de encuentro. Sustituyendo a los niños por los lugares se crearía una tensión y contraste que se resolvería con un emocionante final” comenta en su web sobre el proceso de creación de Amigos do peito.

Lópiz, que es de una isla llamada Ibiza ubicada en el lado más español del Mediterráneo, lleva un par de años viviendo en Berlín porque un amigo le dijo que esa era “su” ciudad. Y desde Alemania ha comenzado a tener un rol cada vez más protagónico en el mercado de la ilustración europea: es considerada una de las 10 mejores ilustradores españolas, ha ganado el premioThe CJ Picture Book Award de Korea, y ha sido seleccionada en varias ocasiones para las exhibiciones internacionales de la Bologna Children Book Fair en Italia. Desde entonces ha trabajado con editoriales de diversos países, como Éditions du Rouergue, Kalandraka, Edelvives, Almadraba, Macmillan, Anaya y Topipittori.

De Chile al mundo

Este boom de la ilustración que viene copando ferias y festivales del libro, llenando estanterías y mostradores en librerías y captando la atención de agentes literarios y editores de todo el mundo, no es un fenómeno reciente. Y si pensamos en Chile, ya es un séquito no menor el que brilla por mérito propio en el mercado nacional y en el extranjero. Para muestra un botón: a la recién celebrada Feria Internacional del Libro Infantil de Bologna, el punto de encuentro más importante del sector, asistieron 12 profesionales chilenos vinculados a la ilustración como parte de una delegación oficial que participó del programa cultural y de actividades de fomento lector fuera de la feria.

Paloma Valdivia, Patricia Aguilera y Sol Undurraga en la Feria de Bolonia

Las chilenas Paloma Valdivia, Patricia Aguilera y Sol Undurraga en la Feria de Bolonia

Era el segundo año que Chile participaba con una delegación oficial y,  primera vez, que tenía un stand propio. Una presencia que este año fue coordinada por el Consejo de la Cultura (CNCA) junto a DIRAC y ProChile, y que viene construyéndose con el esfuerzo y entusiasmo de ilustradores y editores chilenos que por años han asistido a estas citas internacionales,  abriendo puertas para que hoy el conjunto de artistas chilenos brille con aun más fuerza.

Paloma Valdivia (1978) y Sol Undurraga (1981), las dos únicas latinoamericanas seleccionadas por Ilustrarte 2016, también eran parte de esa delegación oficial en Bologna, junto a Catalina Bu, Francisca Yañez y Patricia Aguilera. Todas ellas participaron de mesas de conversación con dibujantes y editores de otros países sobre la ilustración chilena y latinoamericana, donde se habló, entre otras cosas, sobre cuál es esa identidad del lenguaje que les caracteriza y define del resto de sus colegas.

Ilustrar en Lisboa

Ese lenguaje que recogen las imágenes de Paloma Valdivia y Sol Undurraga fue visto por cientos de personas que visitaron la Bienal a orillas del río Tejo, desde que se abrió en el frío enero europeo hasta su cierre esta semana ya en una incipiente primavera. Un par de láminas por cada autora resguardadas en finas estructuras que simulaban ser unas pequeñas casas perfectamente iluminadas (¡cómo no!), fueron el mejor marco para enseñar el trabajo de estas ilustradoras chilenas.

IMG_7139

Exposición de ilustradores de Ilustrarte 2016 [Foto de Paulina Retamales]

 

Allí compartieron sala también con uno de los más reconocidos e influyentes ilustradores contemporáneos, el francés Serge Bloch, quien además de ser parte del jurado fue el artista destacado de este año junto a la escritora portuguesa de libros infantiles, Alice Vieira. Serge Bloch se ha dedicado a hacer libros para niños pero también se ha hecho famoso por las ilustraciones que diseña para importantes medios de comunicación (Washington Post, New York Times, L´Expansion). La exposición retrospectiva de sus obra comprendía un centenar de imágenes que él define como “dibujos con ideas, diseños simples para que esas ideas sean rápidamente descifradas por el lector, sin muchos efectos”. Simples a primera vista pero enormemente cargadas de sentido y contenido, cautivaron la atenta mirada de niños y no tan niños.

IMG_7125

Exposición de Serge Bloch [Foto de Paulina Retamales]

 

Y es allí mismo, el ahora Museo de la Electricidad, antes el edificio que iluminó a Lisboa desde principios del siglo XX, donde brillarán hasta el próximo domingo 17 de abril los mapas de Sol Undurraga y los personajes de Paloma Valdivia. Lo que nos recuerda que en este rincón del Sur se está haciendo un trabajo de primer nivel y que el resto del mundo está siendo deslumbrado por la luz que proyectan nuestros ilustradores. Mantenga los ojos abiertos y no les pierda la pista.

Autor: Paulina Retamales (13 Entradas)

Periodista de la Universidad de Viña del Mar. Gran parte de su vida la vivió en España, en donde se graduó en las universidades Autónoma de Barcelona y Oberta de Catalunya. Encontró su pasión por los libros y el mundo de la edición, dirigiendo la FILSA de Santiago por casi cinco años. Amante de los viajes y de los proyectos culturales, hoy trabaja de forma independiente en gestión relacionada al mundo editorial, la literatura y el arte contemporáneo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>