Librería Albertine: El estreno más lindo del último tiempo en Nueva York

A A

La librería abrió sus puertas hace un par de años en una de las mansiones emblemáticas de la Quinta Avenida, frente al Central Park. Su diseño interior –obra del talentoso decorador francés Jacques Garcia- y su cuidada selección del libros, la han han convertido en una inmejorable representante de la cultura francesa, en la ciudad que nunca duerme.

Literary hub

La librería Albertine abre de lunes a sábado, en horario de 11 am a 7pm. El domingo cierra una hora antes. Créditos: Literary hub

En el 972 de la Quinta Avenida, en una de las imponentes mansiones que se alinean frente a Central Park y a tres cuadras del Metropolitan, se encuentra la librería más linda de Nueva York. Llegué a ella por casualidad, de vuelta de la Neue Gallery, atraída por la fachada de la casa (la otrora mansión Payne Whitney) y fascinada por lo que se veía hacia el interior: una entrada redonda de mármol, una sala veneciana y la réplica de una escultura de Miguel Ángel (la original había sido sacada del lugar y prestada al Metropolitan hace unos años), que antecedían la entrada a una de las librerías más lindas que uno ha imaginado.

Al fondo está la librería, que es francesa y se llama Albertine, en homenaje al personaje Albertine Simonet de la novela de Marcel Proust. Abrió sus puertas el 2014 para llenar un vacío que existía en la ciudad de libros escritos en francés y de novedades literarias para el público francófono de Nueva York, tras el cierre que habían sufrido las librerías de este tipo en los últimos años.

Mansión Payne Whitney

Mansión Payne Whitney, sede de Albertine

Pero en Albertine no solo hay libros escritos en francés. También están las traducciones al inglés de muchos libros de literatura francesa –desde novelas clásicas a últimos lanzamientos- además de libros de psicología, filosofía, antropología, viajes y libros infantiles. Y todo exhibido en un lugar impresionante, de esos que dejan con la boca abierta a los amantes de los libros: un edificio histórico del 1900, que por años fue la casa del rico empresario y filántropo Payne Whitney, y que hoy luce un deslumbrante diseño interior –con sillones de felpa color esmeralda, bustos de Diderot, Voltaire, Molière y Balzac que fueron traídos de los talleres del Louvre, mesones de madera oscuros y brillantes, y grandes lámparas de seda amarilla- que han convertido el lugar en uno de los mejores estrenos culturales de Manhattan en el último tiempo y en una insuperable representante de la cultura francesa en la ciudad.

Pero en Albertine no solo hay libros escritos en francés. También están las traducciones al inglés de muchos libros de literatura francesa

Nacida bajo el alero de los Servicios Culturales de la Embajada de Francia en Nueva York, la librería Albertine abrió sus puertas en septiembre del 2014, aunque la mansión ya pertenecía a gobierno francés desde 1952, cuando el primer consejero cultural de ese país, el antropólogo Claude Lèvi- Strauss, había convencido a Francia para que comprara el famoso townhouse de la Quinta Avenida. El edificio de estilo renacentista -que había sido diseñado por Stanford White en 1902, el mismo arquitecto del arco triunfal de Washington Square-, fue completamente remodelado en su interior por el afamado arquitecto y decorador francés Jacques Garcia, quien convirtió el lugar en una espacio acogedor y entretenido, sin perder un ápice de elegancia.

Jacques

Jacques Garcia en su casa de campo, junto a su mascota

En el primer piso de Albertine están las novedades recién publicadas de Francia, varias con traducciones al inglés, y en el segundo piso, en la sala Proust, bajo un espectacular cielo azul -pintado con constelaciones de estrellas doradas y signos del zodiaco- se encuentran los sillones de cuero y los mesones y estantes con novelas gráficas, libros infantiles y de cocina, guías, diccionarios y una sección especial de poesía que completan los más de 14 mil títulos, de 30 países de habla francesa, que se venden en el lugar. En Albertine están los clásicos –en francés y en inglés- de Malraux, de Beauvoir, Baudelaire, Flaubert, Duras, Yourcenar y toda la lista de grandes escritores de habla francesa, y también las novedades, como las recientes novelas, en francés, de Emmanuel Carrére, Amelie Nothomb, Èdouard Louis y la colección de cuentos Histoire reversible de Lydia Davis, recién traducidos del inglés.

Bautizada en honor al personaje femenino de En busca del tiempo perdido, Albertine fue creada con la idea de atraer a los francófonos residentes –como aquel taxista senegalés que pasa cada sábado a buscar los libros que ha encargado, según me cuenta uno de los vendedores de la librería- pero también acercar al público norteamericano a la cultura francesa, como el estudiante que busca lecturas de Foucault o Baudrillard, los que pasan a mirar los libros de arte camino al Metropolitan o los padres que traen a sus niños los sábados en la mañana a escuchar un libro infantil, narrado tanto en francés como en inglés.

Además, por lo menos dos veces por semana, hay algún lanzamiento, lectura o encuentro en la librería ‑que también se usa como sala de lectura-, donde se discute sobre arte, literatura, política y economía, y donde se han juntado escritores como Siri Hustvecq, Salman Rushdie, Gay Talese o Maaza Mengiste a conversar con autores franceses como Lola Lafon –la autora de La pequeña comunista que no sonreía-, Christophe Boltansk, Adrien Bosc y Laure Adler (quien escribió las biografía de la Duras y de Mitterrand), o a analizar la obra de Colette o Genet o el viaje que realizó Camus, en 1946, a Nueva York.

 

Autor: Soledad Rodillo (38 Entradas)

Periodista de la Pontificia Universidad Católica de Chile y Magíster en Literatura de la Universidad de Chile. Lectora empedernida, dedica su tiempo a escribir artículos culturales para diarios y revistas especializadas. Es colaboradora estable de nuestro blog.


 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>