Loba Tienda/Galería, un espacio para la ilustración en Valparaíso

A A

En una ciudad patrimonial y donde la vida artística se funde en la cotidianidad, faltaba un lugar que agrupara y promoviera a jóvenes ilustradores. Conversamos con María José Puga, socia fundadora, sobre estos dos años de actividad y el promisorio futuro de la Loba.

loba

En calle Ferrari con Pasaje Herodoto, a los pies del cerro Bellavista, poco más arriba de la Plaza de los Sueños y a un costado del deteriorado circuito Museo a Cielo Abierto se encuentra la Loba. Con el artículo femenino por delante, así la conocen cariñosamente quienes la frecuentan.

Fue una palpitación y luego un aullido lo que llevó a la ilustradora María José Puga y la fotógrafa Geraldine Pacheco a abrir esta galería y tienda en el 2012. Entonces la ilustración porteña vagaba sin encajar en las exposiciones de las galerías de arte y quienes se dedicaban al oficio carecían de un espacio donde mostrar y vender sus creaciones.

“Fuimos bien soñadoras. No existía un lugar especializado de ilustración y cómic en Valparaíso. Nosotras fuimos pioneras, encontramos este espacio que estaba destruido y lo hicimos prácticamente de nuevo”, indica María José.

Exposición No al Mall Barón. Foto: Geraldine Pacheco.

Exposición No al Mall Barón. Foto: Geraldine Pacheco.

No es extraño que una galería independiente de estas características surja en Valparaíso. ¿Por qué crees que ha funcionado la Loba?

No sé por qué pareciera más fácil dedicarse al arte acá, siendo que es una ciudad con harta cesantía y carencias. Creo que en Valparaíso, a diferencia de otras ciudades, hay poder ciudadano y de convocatoria. Acá la gente se agrupa, se organiza y eso marca la diferencia, por eso funcionan los proyectos libres e independientes.

¿Con qué panorama te encontraste cuando abriste?

Al principio llegaron hartos chicos que tenían toda la intención y talento de dibujar, pero no lo aterrizaban bien. Muchos estudiantes de diseño que son más limpios para trabajar y otros ilustradores con mayor producción. Harto fanzinero, comiquero, gente de Santiago, del sur, del interior. De todo, una fauna completa.

¿Y cuál es el leitmotiv que ha adquirido este espacio?

Difundir a los ilustradores y dibujantes jóvenes. No nos interesa hacer exposiciones de gente connotada, sino siempre mezclar la experiencia con el trabajo emergente. Valoramos lo hecho a mano y las publicaciones independientes. Otro punto importante es rescatar la historia y difundir el patrimonio de nuestra ciudad. La Loba está súper alineada con la ciudad, tratamos de ser parte de ella y no un grupo de elite. Somos ilustradores, vivimos en Valparaíso y nos preocupamos de lo que sucede acá. No nos interesa pasar piola. Nos gusta hablar, debatir. Esta es una galería con opinión.

No nos interesa hacer exposiciones de gente connotada, sino siempre mezclar la experiencia con el trabajo emergente.

Por eso no dudaron en organizar una expo en contra del proyecto Mall Barón, un tema candente en Valparaíso.

Nosotros lo abarcamos desde el arte. Es un tema polémico y hubo gente que estuvo en contra, pero se habló. Hicimos unas postales que dieron vuelta harto tiempo por la ciudad. Fui testigo de ver gente en el trolley diciendo ‘mira, se hizo una expo en contra del mall’. Logramos que se moviera el tema, porque a mí me interesa llegar a la gente que vende sopaipillas en la esquina, a la señora que compra pan. No me interesa hacer una galería solo para ilustradores, me interesa llegar a la gante, a todo el mundo. El proyecto real es que la gente vea.

¿Cómo se lleva el público con la ilustración en Valparaíso? ¿Existe una cultura en este ámbito?

En Valparaíso hay muchos dibujantes, gente estudiando cosas cercanas a la ilustración, porque recién tenemos carreras como tal hace pocos años. Los ilustradores son por lo general o diseñadores o artistas o aficionados que han aprendido por la vida, como yo. Ahora hay mucha gente que está interesado en la ilustración, que viene a la Loba a buscar cosas que en sus carreras no encuentra. Hay un público que viene porque está interesado en ser ilustrador. Por otro lado, está el público que gusta del dibujo, la ilustración, el cómic y la historieta. Y por otra parte, están los turistas. Y a ellos les llama mucho la atención porque están acostumbrados a ver cosas chinas en las ferias artesanales, pero acá ven cosas originales, hechas a mano, con un sentido.

Es positivo que la ilustración se abra a nuevos públicos, considerando que a veces suele quedarse entre pares.

Pasa que en ferias importantes de ilustración no se ven niños. Está lleno de ilustradores y gente dedicada al rubro, pero no está el primer lector. Yo invitaría al ilustrador a mirar eso, creo que a veces hacemos todo para que otros ilustradores lo vean, pero no llega a quien tiene que llegar.

¿Sientes que el ilustrador es un niño también?

La ilustración es uno de los pocos universos que unen a los adultos con los niños. Yo tengo un hijo de cinco años y le leo libros en la noche y él se queda dormido y yo sigo leyendo. Sucede que el ilustrador trabaja mucho con la nostalgia, con su propia infancia. Y ese es el estilo que uno tiene, tus monos son así, te salen así, no los vas a ir a comprar al supermercado.

Ilustración central de Karina Cocq.

Ilustración central de Karina Cocq.

¿Quién es un ilustrador bueno para ti?

Un ilustrador bueno es alguien que me muestra de a poquito un universo que hay en su cabeza. Alguien que en cada ilustración que hace enseña una escena distinta de un planeta que habita en él. A mí me gusta mucho la Karina Cocq, creo que tiene un mundo onírico muy bueno. Me gusta Camilo Jerez, de Abrazo Ediciones, que tiene un universo bien frío, de invierno. De Valparaíso me gusta Toto Duarte, que posee un estilo afrobeat, con harta fruta, bien tropical.

Loba muda su piel

Hasta el 28 de febrero estará abierta la exposición ‘Aborto, decidir es fluir’, entre las cuales están exponiendo Cecilia Toro, Margarita Valdés, Sol Díaz y Camila Barrales. Esta será la última exposición en la actual guarida de Loba, puesto que –tras permanecer cerrado durante marzo por los trabajos de remodelación- en abril comienza una nueva vida, casi al frente de la calle, con un espacio amplio y cómodo para todos los visitantes.

¿Cómo será la nueva galería?

Quiero tener una galería ordenada, bien simple. Voy a diseñar un sistema donde cada ilustrador tenga un espacio rectangular donde ubique cerca de diez ilustraciones, una biografía y en el cual pueda intervenir ese espacio. Deberá preocuparse de que esté al día, será como su jardín. Es un espacio que está a cargo de ellos y donde pueden mantener sus trabajos a la venta. Es una forma, además, para que chicos aprendan a mostrar su trabajo. Hay algunos muy talentosos que le tienen miedo a vender. Warhol decía que el mejor arte de todos era saber vender.

¿Qué otras novedades se podrán ver?

Vamos a empezar a vender álbum ilustrados de editoriales grandes, como Ril, Pehuén, Amanuta, pero siempre en conjunto con editoriales independientes. Quiero tener una fanziteca y convocar a todos los fanzineros de Chile a que vengan a dejar sus trabajos a la Loba para crear un espacio dedicado totalmente al fanzine. Quiero separarlo del álbum y la ilustración, porque ahora tengo todo mezclado y la gente se confunde. Además, vamos a tener una galería separada de lo que es la tienda y la gran novedad es un espacio para hacer talleres. La Loba ahora será tienda, galería y taller.

Quiero hacer escuela. Quiero dejar algo en la ciudad, que vengan ilustradores de afuera a hacer talleres para la gente de Valparaíso.

Es importante poder aunar estos tres espacios, sobre todo el taller.

Quiero hacer escuela. No quiero que sea el lucro de la ilustración. Quiero dejar algo en la ciudad, que vengan ilustradores de afuera a hacer talleres para la gente de Valparaíso. Imagino un espacio para charlas donde sucedan cosas. Y siento que para un ilustrador es más fácil hacerlo donde está lleno de libros, cómic, etc.

¿Y hay algún taller agendado para abril?

Sí, el 19 y 20 de abril dos ilustradores argentinos, María Luque y Jim Pluk, impartirán un taller de cómic y creación de personajes. Esta será la inauguración del espacio de taller.

¿Cómo nació la expo sobre el aborto, donde se congregan 17 ilustradoras?

La expo en sí nació a raíz de un caso de una niña de 12 años que quedó embarazada de su padre en el norte y que Piñera dijo que estaba preparada para ser madre. Eso me llamó la atención y me quedó dando vueltas la idea. Además, quería hacer una exposición con puras mujeres porque es interesante su visión. Empecé a convocar chicas de Santiago y Valpo. Yo dividiría las temáticas en tres: algunas se fueron en un tema fisiológico, como Maliki, que dibujó un óvulo-jacuzzi; otras se fueron en el tema del dolor, del botar, del fluir como la Margarita Valdés, quien ilustra el afiche; la Camila Barrales y yo nos fuimos en la temática de las plantas abortivas chilenas, una ilustración casi naturalista.

Ilustración de Maliki para la exposición Aborto, decidir es fluir. Foto: Geraldine Pacheco.

Ilustración de Maliki para la exposición Aborto, decidir es fluir. Foto: Geraldine Pacheco.

Entre tanto ajetreo y gestión, ¿podremos ver publicado algún trabajo tuyo?

Voy a sacar mi primer libro ilustrado. Se centra en rescatar el imaginario del Valle Huasco Alto a través de leyendas de esta zona, que está un poco devastada por el daño que ha hecho el proyecto Pascua Lama de Barrick Gold. En él se muestran la historia del gigante de Pinte, un poblado donde se crió en los ’40 la persona más alta de Chile. También está la historia de Jacinto Rojas, un niño de 8 años que cruzó la cordillera en compañía de su padre, que murió en el camino. La historia del Llastay, un guanaco blanco, espíritu de los glaciares que se le aparecen a los trabajadores de las mineras y terminan abandonando la faena. Y la historia de las hermanas Santibáñez, que son hilanderas y tejedoras. Trabajé con acuarela y collage para narrar estas cuatro historias. Está casi listo y a mitad de año se lanzará. Siento que hay harto negativismo en la zona y quiero que el libro sea un bálsamo de energía para el lugar, que el libro se quede ahí y llegue a los colegios y centros culturales.

maria-jose-300x198Sobre María José Puga. Ha desarrollado gran parte de su trabajo en Valparaíso. Frecuentemente realiza encargos para editoriales y publicaciones regionales, como Revista Cávila y La Juguera. Desde el 2009 realiza talleres de ilustración en universidades, escuelas y centros culturales de la Región. A partir del 2014 impartirá clases en la carrera de Ilustración del Instituto Arcos de Viña del Mar. En Loba Tienda/Galería, junto con Geraldine Pacheco, han realizado más 20 exposiciones.

Autor: Germán Gautier (31 Entradas)

Periodista de la Universidad Católica de Valparaíso. Tiene una pasión por las revistas que desaparecen, donde ha escrito sobre viajes, conservación ambiental y cultura. Actualmente trabaja en el área de comunicaciones de Fundación La Fuente y cada semana se sube a un bibliomóvil a recorrer el sector rural de Teno.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>