ALFABETO ilustrado bilingüe en italiano y español

ALFABETO_Frente Ampliar imagen
Autor: Francisca Yáñez y Alice Rifelli Año: 2017 Editorial: Edicola Ediciones Reseña de: David Agurto

Tantas veces me han preguntado no solo por libros sino por editoriales, y siempre es la misma respuesta. Hay que observar las editoriales independientes y aún más microeditoriales independientes. Hay una preocupación por la edición cuidada y el diseño, pero sobre todo por literatura de calidad. En esos parámetros se mueve Edicola Ediciones, una editorial que camina entre Italia y Chile, publicando en dos lenguas, español e italiano, provocando un cruce entre los dos países. Exporta autores de la calidad de Nona Fernández y nos trae algunas joyas literarias desde las Europas, como puede ser El hombre semen (2015) de Violette Ailhaud o Nieve, perro, pie de Claudio Morandini, una de las grandes novedades que han publicado este año. En medio de este bosque de narrativa, teatro y poesía para lectores adultos, aparece un libro ilustrado para niños.

ALFABETO ilustrado bilingüe en italiano y español (illustrato bilingue in italiano e spagnolo) es un abecedario poco común escrito por Alice Rifelli e ilustrado por Francisca Yáñez, que además ha sido la encargada de darle vida a varias de las portadas de la editorial. Las características que diferencian a este abecé de otros y que lo hacen tan especial son diversas. En primer lugar, es bilingüe. Las letras que conforman este libro son las compartidas por ambas lenguas, español e italiano. Así que la Ñ tan propia del castellano, se ha dejado a un lado. Para el niño será interesante el acercamiento a otro idioma, el comprender que se comparte la misma raíz lingüística y que, incluso, algunas palabras sean exactamente iguales.  Sin embargo, el aspecto formativo no es la mayor virtud del libro.

alfabetoA

Alice Rifelli, autora del libro, crea diversos textos para cada letra presentada. El esquema es simple y funciona bien. Se destaca cada letra del alfabeto en gran tamaño, bajo ella aparece una palabra en español e italiano, luego alrededor  de la doble página surgen diversas escenas que van acompañadas de pequeñas frases que escribe Rifelli con una potente significación de la palabra. No es un diccionario, sino que son guiños de tono connotativo, que hacen alusión a la experiencia del lector, sea niño o adulto. Porque me olvidaba de eso, este libro también funciona muy bien con un lector adulto. Por ejemplo, en la letra G, la palabra destacada es gato/gatto. Una de las frases que lo acompaña es ‘ovillo de lana’ que aparentemente no significa nada en relación a la palabra gato, pero todo aquel que tenga gatos o algún familiar o amigo que posea uno, sabrá que una simple pelotita de lana es uno de los juguetes predilectos de los felinos.

La traducción no siempre es literal y eso es lo entretenido. En la letra O por ejemplo, aparece oso/orso. Una de las palabras que lo acompaña es ‘hibernar’, y en italiano aparece como ‘andare in letargo’, con una ilustración de un humano durmiendo disfrazado de oso. Pero también podemos encontrar ciertas alertas. No todo es diversión. En la misma O aparece dibujado un oso panda, con el título ‘in pericolo di estinzione’, literalmente ‘en peligro de extinción’. Finalmente cada palabra o frase es el pie de entrada para una historia. En la N de ‘naturaleza’ se puede trepar árboles, recoger flores, zambullirse en el río. Y aún más, en cada doble página se pueden mezclar los textos para crear una historia mucho más grande. ALFABETO es pura diversión para los niños. Es pura nostalgia para los adultos.

alfabetoB

Esta nostalgia es uno de los aportes de la ilustración. Francisca Yáñez utiliza una paleta de dos colores, verde (que juega con dos tonos, oscuro y claro) y un rojizo muy agradable que me hace alusión al color de la arcilla. Ambos colores hacen referencia a los antiguos libros y silabarios de los que, ahora adultos, utilizamos en nuestra infancia escolar. También la forma, la sencillez de las ilustraciones apela a esa nostalgia. Es una ilustración concreta que invita a imaginarse las escenas. Me pregunto qué estarán leyendo todos los lectores de la letra L; o qué competencia habrá ganado la niña del primer lugar en la letra Q. La ilustración es esencial en este libro. Son las imágenes las que construyen los mundos en cada letra y los textos funcionan como en pie forzado. Una muy buena combinación. Sin duda un libro que dará mucho que hablar.