El cuentacuentos

elcuentacuentos Ampliar imagen
Autor: Saki e Isabelle Vandenabeele Año: 2014 Editorial: Barbara Fiore Editora Reseña de: María Jesús Blanche

Dos niñas y un niño viajan en un tren con su tía. Queda un largo tramo por delante y comienzan a aburrirla con preguntas. Para dejarlos tranquilos un rato, ella decide contarles una historia de una niña muy buena que gracias a sus virtudes se salva de la embestida de un toro salvaje. Pero esta historia no les gusta a los niños, tampoco le gusta a un joven que iba sentado cerca de ahí y que no pudo evitar escuchar. Enseguida los niños le piden al joven que les cuente otro cuento. Esta vez sí les gusta, les encanta. De un momento a otro, los tres niños e incluso la tía, se encuentran atentos escuchando la increíble narración de este joven.

Este libro es una versión ilustrada por Isabelle Vandenabeele del cuento «El cuentista», del escritor británico Hector Hugh Munro (1870-1916), más conocido como Saki, cuyos relatos se caracterizan por retratar la época victoriana en la que vivió.

Fiel al tono que el autor solía dar a sus historias, las ilustraciones de El cuentacuentos simulan la técnica de grabado para entregarles mayor expresividad. En un entorno claramente industrializado –no olvidemos que el cuento se sitúa dentro de un tren–, los rostros tanto de adultos como niños transmiten dramatismo y rigurosidad. Además, las ilustraciones están compuestas de tal modo que el espacio exterior no es visible y el lector sólo puede apreciar el interior del vagón en colores blanco y negro, sin matiz alguno.

En contraposición a esta realidad, tenemos el relato que cuenta el joven a los niños: situado en un campo, con animales y una vida bucólica. Para hacer notar este cambio, la ilustradora irá tiñendo de amarillo los episodios narrados, mientras que los trazos presentarán más curvaturas para resaltar la vegetación.

Finalmente, el autor reflexiona en torno a la relación entre adultos y niños, y en cuál es el modo más apropiado para educarlos. ¿Es un cuento un recurso para educar o entretener? ¿Qué se debe considerar a la hora de narrar una historia? El contar cuentos no es algo que se le dé fácil a cualquier persona. Requiere tener en cuenta a quienes escuchan, conocer sus intereses, hacer buen uso de los silencios y descripciones. Lamentablemente, los niños de El cuentacuentos tienen una tía sin mucho talento para este tipo de ocupaciones, aunque seguro que mejorará en el próximo relato.