Había una tribu

H Ampliar imagen
Autor: Lane Smith Año: 2017 Editorial: Océano Reseña de: María Jesús Blanche

De la mano del ilustrador estadounidense Lane Smith y Editorial Océano, nos llega Había una tribu, libro que trata el tópico del niño salvaje que con frecuencia ha sido abordado por la literatura infantil. Desde los clásicos cuentos de El libro de la selva (1894), de Rudyard Kipling, hasta la pequeña Salvaje, de Emily Hughes (Libros del Zorro Rojo, 2015), varios han sido los autores e ilustradores que tienen como protagonista a un niño o niña que crece en la selva, criado por animales, para luego seguir un largo camino en busca de su identidad.

En el caso de Había una tribu, Smith nos presenta un pequeño niño de quien desconocemos su origen. Solo vemos en las primeras páginas que viste hojas silvestres, que tiene un rebaño de cabritos como compañía y que tras despedirse de ellos comienza la búsqueda por pertenecer a una comunidad. En este viaje se encontrará con una colonia de pingüinos, con quienes jugará; hasta encontrarse con un sorprendente y colorido resplandor de medusas, que luego lo llevarán a convivir con una comunidad de ballenas, para luego volar junto a unos cuervos… Y así sucesivamente: tortugas, gorilas, elefantes, inclusive unas pequeñas mariposas se cruzarán en su camino.

Había una tribu, pinguinos

Así avanzará, hasta que de tanto buscar, llega la noche. El cielo, las luciérnagas, las estrellas, aparecen en todo su esplendor, para enseñarle a nuestro protagonista que él es solo la pequeña parte de un todo. Y que con o sin compañía —pues en este relato no hay padres, ni tíos ni hermanos—, su búsqueda debe continuar.

Pocas son las palabras en este libro, donde las ilustraciones a media o a dos planas reflejan la coexistencia de las distintas especies en el planeta. Desde inmensos elefantes ilustrados a dos páginas, hasta orugas que en pequeñas viñetas muestran los esfuerzos de este niño por adaptarse. Cada ilustración, además, nos adelanta a través de sutiles señales lo que vendrá luego, para establecer ese juego tan necesario que atrae a los primeros lectores.

Quien logre acompañar a nuestro protagonista hasta el final de su aventura, verá cómo a medida que este avanza y crece, va ampliando su conocimiento del mundo y de él en relación con el entorno. Para finalmente comprender cómo esas diferencias que en algún momento lo alejaron del resto, le permitieron encontrar su propia tribu y, siendo el mismo niño salvaje de siempre, transformarse en elefante, oruga y tortuga a su antojo.

Sobre el autor

lane smithLane Smith (Estados Unidos, 1959). Ilustrador reconocido por su trayectoria como autor de libros para niños. Además de haber ilustrado obras de Dr. Seuss, Roald Dahl y George Saunders, es autor de ¡Es un libro! (2010), ¡Es un libro bebé! (2012), El jardín del abuelo (2012) y Un día perfecto  (2017), todos publicados por Océano Travesía. Ha recibido cuatro veces el premio del New York Times al mejor álbum ilustrado, y en dos ocasiones la medalla Caldecott por El apestoso hombre de queso—junto a Jon Scieszka— y El jardín del abuelo.