Olivia, la espía

Ampliar imagen
Autor: Ian Falconer Año: 2018 Editorial: Fondo de Cultura Económica Reseña de: Claudio Aravena

Son muchos los libros protagonizados por animales que leemos en nuestras sesiones del comité Troquel. Leones dictadores, conejos depresivos, ovejas que asustan lobos, chanchas espías que disfrutan del ballet, son parte de la tónica de la literatura infantil que da voz a historias y temas complejos; una forma de poner en boca de ellos lo que los humanos –a veces– no nos atrevemos a decir, ni a contar.

En el caso de Olivia, la espía esta vez sí que nos resistimos. Al principio miramos con recelo esta edición, una nueva entrega de Olivia que se asoma entre los mejores libros de este período, pero ¡cómo no quererla! Esta chancha no cambia. Sigue siendo sagaz, inteligente, envidiable y odiable a la vez. Como siempre, asiste al ballet, al museo, sigue siendo lectora voraz, sacando de quicio a sus papás, sigue con sus moños rojos, sus panties rayadas y su vestido trapecio. Y a pesar de que todo podría ser igual, Ian Falconer nos hace reír con las historias de Olivia y su familia.

En este libro, las situaciones confusas vuelven a ser la tónica. Una conversación escuchada al pasar, producto de una travesura de la protagonista, desata una serie de malos entendidos que son resueltos con soluciones ingeniosas y hechos hilarantes: como la entrada de Olivia al escenario del Metropolitan, mientras los bailarines, atónitos, tratan de seguir con la coreografía.

Es válido preguntarse si Falconer en algún momento hará crecer a Olivia, pero ¿quién hasta el momento ha sido capaz de juntar, en pocas páginas, la gracia de una cerdita y a Rothko o Pollock en un libro para niños?