Rabia

Ampliar imagen
Autor: Sergio Bizzio Año: 2018 Editorial: Laurel Editores Reseña de: Consuelo Olguín

En literatura, el amor debe ser uno de los temas más recurrentes de los que se haya escrito. El filial, el romántico, el imposible, el fatal, todos amor al fin y al cabo, abordados y desmenuzados hasta el cansancio en sus más infinitas caras. Rabia es, también, una historia de amor, pero una cuya base se encuentra en la construcción mental sobre la persona amada, una ilusión que nace de las carencias y la necesidad de rellenar los vacíos emocionales.

La novela del escritor argentino Sergio Bizzio fue publicada en 2005 pero no fue hasta ahora que Laurel Editores lanzó una nueva edición del libro, siendo el primero de dos títulos del argentino.

Todo empieza con el flechazo instantáneo entre José María y Rosa. A sus 40 años, el obrero de una construcción inicia un romance con la joven de 25, quien se desempeña como empleada doméstica puertas adentro de la mansión de los Blinder, una acomodada familia de la clase alta de Buenos Aires. Pertenecientes a la clase trabajadora, ambos deberán soportar los abusos de poder de quienes son sus jefes. Hasta que José María, a lo largo del relato conocido como María, pondrá fin a su miseria matando al capataz. Para ocultarse del crimen y escapar de la policía, entra a la casa donde trabaja su novia, sin que ella se entere nunca que habitan en el mismo lugar.

Sergio Bizzio. Créditos: Infobae.com

Desde su escondite, María empieza su cautiverio. Elige, deliberadamente, vivir privado de libertad, como si no tuviera nada que perder en la vida real. Para eso adecúa su comportamiento a la mansión. Recorre, de noche y a pies descalzos, cada rincón de su nuevo hogar. Con agudeza, pone especial atención al pálpito de la mansión, al crujir del suelo, a las conversaciones de los Blinder, al desconsuelo de Rosa, quien aprende a convivir con la huella que dejó su antiguo amor. Ese es su modo de apropiación, de encontrar su lugar en el mundo como nunca antes lo había logrado.

La construcción de ese amor es lo que alimenta para sobrevivir al solitario y oscuro devenir que escogió.

En ese contexto, el narrador se inmiscuye en la interioridad de María. Despojado de todo afecto, piensa a Rosa constantemente y repasa, una y otra vez, los escasos momentos que compartieron. La construcción de ese amor es lo que alimenta para sobrevivir al solitario y oscuro devenir que escogió, convirtiéndose en un tétrico observador, en una especie de fantasma en vida.

El escenario de los protagonistas nos hace preguntarnos a quién tenemos delante cuando se trata de relaciones amorosas, o más bien cuánto porcentaje de realidad y de ilusión le imprimimos al otro en relación a la conceptualización que se tiene del amor. Las imágenes mentales de Rabia se suceden como en una película, siendo una lectura principalmente visual. No es casual considerando que Bizzio también es director de cine. Con una narración lineal sencilla, la novela convierte al lector en cómplice tanto del sigilo como de los exabruptos de María, llevándonos a las profundidades de su condición humana.