Un paseo literario por la capital de Escocia

A A

Desde enormes monumentos y antiguos museos, hasta tabernas y avenidas repletas de historias. Edimburgo es una ciudad que guarda y difunde el legado de sus escritores en todas sus esquinas. Nuestra colaboradora Francisca Tapia nos cuenta de su recorrido por esta bella y enigmática capital localizada en Reino Unido, que cuenta con el título de Ciudad de la Literatura otorgado por la Unesco.

Callejon Diagon_ Victoria St.

Callejon Victoria St. Créditos: Francisca Tapia

Con más de 60 metros de altura, una llamativa estructura de estilo gótico, oscurecida por la atmósfera sucia del Edimburgo victoriano que la vio nacer en 1841, se sitúa justo por sobre los enormes jardines de Princes Street. No hay quien pase sin detener su mirada en tremenda obra construida en una de las arterias principales de la ciudad. En su interior permanece la figura pálida de Sir Walter Scott, recortada entre el cielo siempre cambiante de Edimburgo y el oscuro marco que la contiene. Es el monumento más grande a un escritor que existe en el mundo y una de las primeras cosas en las que se detendrán tus ojos al llegar al centro de la ciudad. Si aún quedasen dudas del aprecio al autor y editor escocés, a sólo unos metros se sitúa la estación de trenes Waverley, nombrada así en honor a una de sus más célebres obras.

Como verás, apenas llegas te das cuenta: Edimburgo quiere a sus escritores y es por sí misma una ciudad de historias. No por nada la Unesco la nombró como la primera Ciudad de la Literatura en 2004. Es fácil dejar volar la imaginación en sus calles, con el frío aire costero desperezándote, el sonido de las gaitas animando el espíritu y los estrechos callejones del Old Town invitando a un viaje a otras épocas.

Scott Monument

(c) Francisca Tapia

En un rápido recorrido por el casco antiguo de la ciudad tendrás tiempo de descubrir varias anécdotas que forman parte del folclor de la ciudad y que hoy narran los muros de numerosos locales que aún conservan parte de las edificaciones originales de la época medieval, una de ellas es la que cuenta la taberna de Deacon Brodies, nombrada así en recuerdo de William Brodie, quién habría inspirado al autor escocés Robert Louis Stevenson a escribir El extraño caso de Doctor Jekyll y Mister Hyde (1886). El diácono Brodie fue un prestigioso hombre de negocios que se desempeñaba, entre otras cosas, a construir armarios (equivalentes a las actuales cajas fuertes) y por tanto proveer seguridad a los bienes de la alta burguesía de Edimburgo. Sin embargo, por las noches Brodie se convertía en ladrón y mantenía una doble vida que lo llevó a la desgracia. Según leemos junto a su retrato en Deacon Brodies: irónicamente, se convirtió en la primera víctima de la horca que el mismo construyó.

Robert Louis Stevenson no es el único escritor vinculado a las tabernas con historia de Edimburgo. Para los lectores que han disfrutado del trabajo de Sir Arthur Conan Doyle, una visita a Picardy Place en la parte nueva de Edimburgo podrá ser un panorama interesante. Cerca del lugar en el que habría nacido el escritor y médico británico se sitúa una escultura de su personaje más reconocido: Sherlock Holmes. Además, a pocos metros, en la esquina de York Place, puedes visitar The Conan Doyle, un pub que también recuerda con una placa el nacimiento del autor el 22 de mayo de 1859.

Aunque mucho más reciente, un paseo literario por Edimburgo no podía dejar fuera otro local con una historia literaria: el Elephant House. Esta cafetería, localizada en el 21 de George IV Bridge, se atribuye el honor de ser “el lugar de nacimiento de Harry Potter”. Si bien no está claro que aquí efectivamente nacieran los primeros escritos del niño mago, sí sería uno de los locales que frecuentaba J.K. Rowling para sentarse a escribir, antes de que su saga la hiciera mundialmente famosa. Recomendaciones aparte para los fanáticos de la saga de fantasía: la colorida calle Victoria que se encuentra en las cercanías del Elephant House habría inspirado a la autora a crear el concurrido Callejón Diagon, y las manos de la autora se pueden encontrar tatuadas en el cemento en el Edinburgh City Chambers. Por cierto, cabe indicar que Rowling es la segunda escritora en recibir el honor de dejar su huella en este lugar de la ciudad, el primero fue el autor escocés Ian Rankin, cuya obra es fácil de descubrir en un lugar destacado de las librerías de Edimburgo.

Manos JK Rowling

En el año 2008, la autora de la saga Harry Potter puso sus manos sobre el pavimento de la Ciudad de la Literatura, quedando inmortalizada para siempre, en bronce. Créditos: Francisca Tapia.

Museos y festivales

A través del close de Lady Stair, uno de los tantos callejones que encuentras por la Royal Mile de la Ciudad Vieja de Edimburgo, podrás ingresar a Makar’s Court, un monumento a la literatura nacional que reúne frases de escritores escoceses inscritas en las losas del piso. Nuevas citas son añadidas regularmente hasta el día de hoy. Este homenaje es la puerta de entrada al Museo de los Escritores, situado en la que fuera la mansión de Lady Stair, una construcción procedente del 1622 que en 1907 fue donada a la ciudad y transformada en el actual museo, que funciona de miércoles a domingo con acceso gratuito a todos los visitantes.

Robert-Louis-Stevenson

El escritor Robert Louis Stevenson. Créditos: Blog Diccionario Oxford

Al interior encontrarás una completa muestra dedicada a tres grandes de la literatura escocesa: Robert Burns, Sir Walter Scott y Robert Louis Stevenson. Manuscritos, primeras ediciones, objetos personales, numerosos retratos, forman parte de la exhibición. Cada sala está además ambientada con audios que relatan parte de las obras más reconocidas de estos autores. La verdad es que no resulta imprescindible haber leído a todos estos escritores para disfrutar el paseo por el lugar, descubrir parte de sus historias y, por supuesto, aprovechar la oportunidad de conocer el bello recinto que las contiene.

Si se habla de Edimburgo y literatura, lo cierto es que hay mucho que decir. Parte de los méritos para ostentar el título de Ciudad de la Literatura recaen también en la calidad y diversidad editorial, la existencia de numerosas bibliotecas, librerías, centros culturales, los proyectos de promoción lectora y, por supuesto, los acontecimientos literarios que ofrece la ciudad.

Story-Shop-at-the-Edinburgh-International-Book-Festival-©City-of-Literature-photographer-Chris-Scott

Story Shop en el Festival Iternacional del Libro de Edimburgo. Créditos: City of Literature, fotógrafo: Chris-Scott

Uno de los más importantes es el Festival Internacional del Libro de Edimburgo, el evento público en torno al libro y la lectura más grande del mundo, que cada mes de agosto convoca a más de 1000 escritores y pensadores a compartir con el público. El ingreso es gratuito, sólo la asistencia a los talleres y charlas exigen de un ticket con cobro. No está de más señalar que a este Festival han asistido figuras de la talla de Haruki Murakami, Chimamanda Ngozi Adichie, George R.R. Martin e Irvine Welsh. En este paso por Edimburgo no tuve la fortuna de asistir, pero no pierdo la esperanza de volver por esas fechas, algún día. La capital de Escocia siempre tendrá mucho que ofrecer, especialmente a quienes aman las historias.

Autor: Francisca Tapia (26 Entradas)

Periodista y diplomada en Literatura infantil y juvenil, de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Dibujante aficionada, fanática del té, de los viajes y de los libros por montón. Durante cinco meses recorrá diversos países de Europa y el oriente lejano, en busca de nuevas historias que contar.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>