Artículos

7 consejos para leer juntos en casa

María Jesús Blanche Por María Jesús Blanche

En estos días que pasamos más tiempo en casa, ¿qué hacer con los niños y niñas que nos acompañan? Te invitamos a seguir estos consejos para transformar esta instancia en un encuentro con los libros.

Por estos días muchos de nosotros estamos pasando más tiempo en casa, ya sea trabajando, leyendo o buscando nuevos pasatiempos. Pero ¿qué ocurre con los niños y niñas que nos acompañan? Este es el momento para despertar su interés y amor por la lectura que, con los estímulos adecuados, puede ser un impulso natural para los más pequeños. Aprovechemos esta instancia especial para hacer de la experiencia un momento familiar, de encuentro con los libros.

A partir de nuestra experiencia en fomento lector, como fundación te entregamos 7 consejos para aplicar en casa que te ayudarán a pasar un buen momento en estos tiempos difíciles.

Que nos vean leyendo. No importa qué tipo de lectura sea, un libro, revista o el diario. Está comprobado que si un adulto es visto leyendo, el niño o niña inevitablemente imitará la conducta.

Déjales escoger sus libros. Déjalos a su alcance y dale todo el tiempo necesario para que decida qué quiere leer esta vez. Al ser una elección suya, la lectura será mucho más fácil y placentera. ¡Qué alegría descubrir un nuevo autor, género o historia!

Fija un momento del día para leer. Decidan una hora para leer diariamente y cumplirlo a cabalidad. Con el tiempo se volverá un ritual que generará un vínculo indisoluble entre niño, niña y los libros.

Crea un espacio seguro. Es fundamental definir un espacio seguro, cómodo, con buena iluminación y sin distracciones para leer.

¡Está bien repetir! A los niños y niñas les encanta leer una y otra vez algunas historias, es normal que opten siempre por el mismo libro. Ya llegará el momento en que empiecen a explorar otros títulos.

Escúchalos. Durante la lectura, déjalos preguntar, interrumpir y retroceder en la historia. ¡Vas por buen camino!, es una clara señal de interés. Si tú lees mientras él o ella presta atención a las ilustraciones, puedes preguntarle cosas sobre estas que despierten su curiosidad.

Y finalmente, al terminar la lectura, reserven un momento para conversar sobre la historia, inventen finales alternativos. ¿Cómo sería una segunda parte de tal o cual relato? ¿Qué habrá pasado con ese personaje secundario?

Recuerda: si estás en casa puedes recurrir a recursos virtuales como Viva Leer Cuentos Digitales, o disfrutar de la colección de bibliotecas en red, como Biblioteca Pública Digital o la Biblioteca Digital Mundial.

Compartir en: Facebook Twitter
María Jesús Blanche

Licenciada en Letras Hispánicas y diplomada en Edición. Actualmente se desempeña como encargada de Comunicaciones en La Fuente.

También te podría interesar