Artículos

8 cantautoras recomiendan: lecturas que inspiraron melodías

María Jesús Blanche Por María Jesús Blanche

Porque las palabras pueden ser canciones, poemas o relatos, y sabemos que con frecuencia la literatura y la música se cruzan, este Día de la Música preguntamos a cantautoras chilenas sobre el vínculo que tienen con la literatura y sobre autores y autoras inspiraron sus canciones. [Créditos portada: Marcela González]

Natalia Suazo, conocida como Natisú, es cantante, instrumentalista, productora, ingeniera en sonido y compositora chilena que, en su música, transita entre el rock, el pop, el folk y la electrónica. Al preguntarle por su vínculo con la literatura nos cuenta que la idea de despersonalización que transmite “Lejana” ‒cuento de Julio Cortázar que se incluye en Bestiario (1951)‒, fue fundamental para la escritura de su canción “Cercana”: “A raíz del sentimiento de que podemos ser varias personas a la vez, le escribí a lo opuesto, a sentirse muy en una, y sobre lo doloroso y reflexivo que puede ser eso”.

Como parte de un sexteto de voces llamado Inmanencia y participante de diversos proyectos musicales, la compositora, cantante, pianista y percusionista AirelavaleriA –pseudónimo de Valeria Marmentini– se dio a conocer en 2010. Sobre su relación con la literatura nos cuenta que a partir de un ejercicio de composición realizado hace muchos años se acercó a la obra del poeta Andrés Anwandter y su libro Especies intencionales (2001): “El poema ‘Cráneo’ me enganchó de inmediato por su musicalidad, por cómo resonaba y la profundidad de lo que yo sentía con el poema”.

Por su parte, la identificación que puede experimentar quien se enfrenta a un libro o canción fue lo que llamó la atención de Chini.png o María José Ayarza, conocida hace algunos años como integrante de Chini and the Technicians: “Creo que en las canciones existe ese mismo ejercicio metatextual donde alguien va a identificarse con algo que escribiste, pero quizás por razones totalmente distintas. Cada canción es una maquetita de un mundo, donde estás invitado a pasar pero bajo tus propias reglas de inmersión”. Nos cuenta que esto fue lo que le sucedió al encontrarse con el relato “Bordado”, de Ray Bradburry. Incluido en el volumen de cuentos Las doradas manzanas del sol (1953), su estilo poético la inspiró profundamente cuando pequeña y le permitió darse cuenta de que había modos más interesantes de interpretar y describir las cosas.

Pascuala Ilabaca. Créditos: Daniel Corvillón.

Sin duda la figura de Violeta Parra ha sido fundamental para muchas cantautoras. Es el caso de la compositora Rocío Peña, para quien los libros son refugios y espacios que permiten expandir los límites de nuestra realidad. Pese a que nunca ha hecho directamente una canción a partir de un libro, sí identifica como una fuerte influencia textos sobre antropología o libros como Décimas. Autobiografía en verso (2012), de Violeta Parra. Asimismo, Miloska, cantautora, cultora de la guitarra traspuesta e intérprete del cuatro venezolano, identifica en las poetas latinoamericanas una gran fuente de inspiración: “La mayor parte de mis letras está inspirada en mujeres artistas  –como Teresa Wilms Montt, Violeta Parra y Gabriela Mistral– tanto en su obra como en sus historias de vidas”. A partir de este influjo surgirá “La porfiada”, canción inspirada en la llamada poeta punky Stella Díaz Varín, quien la sorprendió por sus versos desafiantes y vanguardistas, cargados de compromiso político social y consecuente.

La poesía, tal vez uno de los géneros más cercanos a la música, ha sido una gran inspiración para la cantante Pascuala Ilabaca, quien encontró en los versos de “Para una extinción que se aproxima”, poema de W. S. Merwin publicado en el poemario The Lice (1967), el tópico para su canción “Extintos”: “Pensando en ese hombre que ha utilizado a los animales para un sinfín de propósitos y que siempre se ha sentido animal superior a todos los otros animales, escribí esta canción que va nombrando todos los usos que le han dado los hombres a los animales”.

También reflexionando acerca de lo humano, pero esta vez desde otra disciplina, la cantautora y actriz Vero Soffia nos cuenta que el libro El sentido de lo humano (1991) –compilación de entrevistas al gran pensador chileno Humberto Maturana–, fue un libro que inspiró varias canciones de su disco La vida es corta (2016): “Maturana habla sobre lo que los seres humanos hacemos, qué es lo que vemos y qué es lo que creemos que vemos”.

Transmitir un mensaje libre de estereotipos a niñas y niños es el objetivo de Guaypes Club, proyecto musical infantil de trap y reguetón consciente. Al preguntarle a Traperita, una de sus vocalistas, por los libros que inspiraron canciones como “Soy niñita y “Toditas las letras”, nos cuenta que reconoce en la obra de Roald Dahl –autor de Matilda (1988) y Las brujas (1983)– una fuente creativa. Asimismo libros como El principito (1943), Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes (2017) y Malala: la niña que quería ir a la escuela (2015), la han ayudado mucho a crear rimas para sus canciones: “Leer es uno de mis hobbies. Cuando lo hago puedo imaginar cosas, mundos, personas y conocer nuevas palabras. Me ayuda a pensar, a escribir ¡y a cantar! Si leo más rápido, entiendo más rápido y rapeo más rápido. ¡Quiero ser la lectora más veloz para ser la rapera más veloz!”.

La cantautora penquista Rocío Peña. Créditos: diarioconcepcion.cl

Compartir en: Facebook Twitter
María Jesús Blanche

Licenciada en Letras Hispánicas y diplomada en Edición. Actualmente se desempeña como encargada de Comunicaciones en La Fuente.

También te podría interesar