Charlotte Zolotow: La escritora de los libros realistas para niños

A A

En junio se conmemora el centenario del nacimiento de Charlotte Zototow, la conocida escritora norteamericana que publicó –en sus 98 años de vida- más de 70 libros para niños.

Charlotte Zolotow / Créditos: Los Angeles Time

A los setenta años, Charlotte Zolotow publicó el libro infantil I know a lady donde describe a una viejita muy parecida a ella: una señora que era conocida por todos en el barrio, que alimentaba a los pájaros de la cuadra y que se sabía el nombre de cada niño y de cada mascota del vecindario; una viejita que jardineaba –al igual que Charlotte Zolotow lo hizo hasta que sus problemas a la vista se lo impidieron- y que cocinaba “pequeñas tortas con glaceado amarillo”, que parece ser lo único que la escritora ficcionó, porque según su familia, la Zolotow jamás cocinó algo en la vida real.

Pero sí hizo libros. Muchos libros. Más de 70 libros, cada uno de ellos reeditados dos o tres veces con distintas ilustraciones. La mayoría de estos no ha sido traducida del inglés, pero se han usado, en distintos países, para enseñar a leer ese idioma a los niños. Además varios recibieron importantes honores de la American Library Association, además de medallas Caldecott, que la han inmortalizado como una de las mejores escritoras de libros infantiles de los Estados Unidos.

Hoy su nombre también es un premio: el Charlotte Zolotow Award, que entrega anualmente la biblioteca de literatura infantil de la Universidad de Wisconsin-Madison a los textos sobresalientes que aparecieron en los libros ilustrados publicados el año anterior, en Estados Unidos.

Zolotow nació en Norkolf, Virginia, hace cien años –el 26 de junio de 1915- con el nombre de Charlotte Gertrude Shapiro, pero al casarse tomó el apellido Zolotow de su marido, del que más tarde se divorciaría. De su infancia solo se conocen algunos datos, como que su padre era un abogado y empresario que tuvo varios reveses financieros que la hicieron crecer en un ambiente de inseguridad económica. De su madre se sabe que era una activista feminista –de pelo corto y muy estricta- que marchó por el derecho a voto, que trabajó por los pobres y los oprimidos y que ayudó en los orfanatos judíos y en la organización sionista Hadassah.

De niña, Charlotte debió cambiarse muchas veces de casa y de ciudad, y vivió en Detroit, Michigan, Massachusetts y Nueva York. “Mi madre adoraba cambiarse, adoraba un nuevo departamento”, dijo la Zolotow en una entrevista, aunque para ella estos cambios no fueron nada de fáciles. La escritora tenía varios problemas físicos que la obligaban a usar gruesos anteojos, frenillos y un corset ortopédico para la escoliosis, que unidos a su natural timidez, le hicieron difícil la tarea de hacerse amigos en los distintos colegios.

Después de muchos cambios ingresó a una segunda escuela privada en Nueva York, donde “por primera vez siento que no me ven como una nerdy niña pequeña” y luego entró a estudiar escritura en la Universidad de Wisconsin, donde fue alumna de la connotada profesora Helen C. White. En Nueva York trabajó en la editorial Harper & Bros, donde fue secretaria de Ursula Nordstrom, la famosa editora de libros infantiles, de quien fue una gran amiga.

ursula

La editora Ursula Nordstrom, gran amiga y jefa de Charlotte Zolotow

 

La propia Charlotte Zolotow –a quien sus cercanos llamaban CZ- también fue una importante editora de la firma, y “una asombrosa descubridora de talentos”, como dijo el escritor Paul Fleischman, a quien editó junto a otros escritores de libros infantiles como Alan Arkin, Lynn Reid Banks, Nathaniel Benchley, M. E. Kerr, Karla Kuskin, Myra Livinston, Mary Rogers y Laurence Yep, entre varios más. El famoso libro Harriet, la espía de Louise Fitzhugh fue ilustrado por su autora, gracias a una conversación que tuvo con ella la Zolotow.

Sus propias obras fueron publicadas en más de veinte editoriales y fueron ilustradas por los más talentosos ilustradores. “Pocos escritores para niños pequeños han empatizado tan bien con ellos como lo hizo Charlotte Zolotow”, escribió la crítica y académica de literatura infantil Zena Sutherland en su libro Children and Books, “entendiendo las necesidades y los problemas emocionales de los niños, y su habilidad para expresar estos con candor, la han convertido en una de las más grandes escritoras contemporáneas de libros realistas para niños pequeños”.

En sus libros y sus poemas van a aparecer sus experiencias infantiles, y sus sentimientos de soledad, disconformidad y timidez. En Do you know what I’ll do?, que fue ilustrado primeramente por Garth Williams y publicado en 1958 por Harper and Row, va a aparecer la emocionante relación entre dos hermanos que se conocen hasta en los mínimos detalles, y en My grandson Lew, está el tema de cómo recordar al abuelo muerto de la manera menos triste posible.

Sendak interior 2

Ilustración de Maurice Sendak para «Mr Rabitt and the lovely present»

Pero sin duda su libro más conocido es El señor conejo y el regalo perfecto (Mr Rabbit and the lovely present), que fue publicado en 1962 e ilustrado por el gran Maurice Sendak y que fue escrito por la autora inspirada en la real preocupación de su pequeña hija de tres años por buscarle un regalo perfecto a su madre. “Todos los libros infantiles, realmente, están hechos de dobles o triples exposiciones”, dijo Charlotte Zolotow, “piezas de esto o de aquello que uno lleva alrededor… un día toman forma y se convierte en un libro”. Un libro que habla de hermanos, de abuelos, de regalos y de hijos. Y también de viejitas como la del libro I know a lady a las que les gustaba llamar por su nombre a cada niño del vecindario, y que según Ellen y Steven Zolotow, se parecía demasiado a su madre escritora.

 

AvatarAutor: Soledad Rodillo (58 Entradas)

Periodista de la Pontificia Universidad Católica de Chile y Magíster en Literatura de la Universidad de Chile. Lectora empedernida, dedica su tiempo a escribir artículos culturales para diarios y revistas especializadas. Es colaboradora estable de nuestro blog.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *