Reportajes

Crónicas de Santiago a Mil: La Bailarina

Germán Gautier Por Germán Gautier

Cuatro poemas de Gabriela Mistral son la base para descubrir la relación entre danza y poesía. Una obra turbadora que nos muestra a través de la corporalidad de ocho intérpretes los deseos más profundos de una mujer “vil y pura”. Lagar es el último libro publicado por Gabriela Mistral antes de su muerte. En él...

Cuatro poemas de Gabriela Mistral son la base para descubrir la relación entre danza y poesía. Una obra turbadora que nos muestra a través de la corporalidad de ocho intérpretes los deseos más profundos de una mujer “vil y pura”.

la bailarina 3
Lagar es el último libro publicado por Gabriela Mistral antes de su muerte. En él queda tallada una voz sombría que eriza los pelos por la austeridad con que clama el abandono del mundo. No es un libro sencillo. “A cincuenta años de su publicación, su densidad material no ha sido aún del todo desmadejada”, dice el cronista Roberto Merino en la edición de la UDP.

Aflojar aquella traba o, al menos, mostrarla desde otros ángulos que permiten intentar una nueva forma de asirla, es lo que presenta “La bailarina”, obra creada por la coreógrafa Paulina Mellado, que a partir de cuatro textos de Gabriela Mistral, indaga en la estrecha relación entre baile y poesía.

En esta obra podemos apreciar las tensiones de esa búsqueda del método, en los movimientos inseguros, trágicos, candentes, tristes, vertiginosos y acompasados. 

Ocho intérpretes (cinco mujeres y tres hombres) se presentan en una escenografía sencilla, donde las tarimas de diversas alturas son las geografías por donde bailan los deseos, las miserias, los conflictos, los amores de una poeta que se oye replicar en una infinidad de voces y fragmentos.

Los movimientos no son las traducciones de los poemas. La corporalidad de cada uno de los bailarines y bailarinas penetra en el deseo de cuerpos que se reconocen con otros. Hay diálogos coreográficos, sujetos políticos que se mueven en una historia de por sí marcada visualmente por el vestuario común del conjunto de la compañía: chaqueta de lana café a cuadrillé, falda de tela larga de igual color y zapatos de mujer sencilla en el mismo tono. Bien podría ser un atuendo para salir a recorrer los caminos o pasear entre los huertos juntos a su hermana.

la bailarina 2Dice Octavio Paz que la actividad poética es revolucionaria por naturaleza, “un método de liberación interior”. Y en esta obra podemos apreciar las tensiones de esa búsqueda del método, en los movimientos inseguros, trágicos, candentes, tristes, vertiginosos y acompasados. La música juega un papel fundamental en “La bailarina”, en un gran trabajo de José Miguel Miranda, quien logra inquietar al espectador que viaja de tarima en tarima, de pareja en pareja, por las zonas abisales de la creación poética.

“La bailarina ahora está danzando/ la danza del perder cuanto tenía”. La voz de la Premio Nobel en sus años postreros, cercana a la muerte, pronta al vacío, logra un correlato turbador en danza. Cada uno de los movimientos son jadeos de una mujer “única y torbellino,/ vil y pura”.

La Bailarina

Temporada: Desde el 11 al 24 de enero del 2016
Dónde: Centro GAM, sala B1
Versión: Cía. Pe Mellado Danza
Dirección: Paulina Mellado
Elenco: Macarena Pastor, Marcela Retamales, Camila Jiménez, Gonzalo Venegas, Esteban Cerda, Jorge Carreño, Vannia Villagrán, Paulina Mellado

Compartir en: Facebook Twitter
Germán Gautier

Periodista de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso. Tiene una pasión por las revistas que desaparecen, donde ha escrito sobre viajes, conservación ambiental y cultura.

También te podría interesar