Elena Odriozola, ganadora del Premio Nacional de Ilustración en España

A A

La ilustradora española Elena Odriozola (1967) acaba de ser distinguida en España con el Premio Nacional de Ilustración 2015. Con su singular mirada, Odriozola ha ilustrado sobre todo clásicos, como Cenicienta, de Charles Perrault, Frankenstein, de Mary Shelley, y Oda a una estrella, de Pablo Neruda.

Ilustración de

Ilustración de Elena Odriozola para «Frankenstein»

Debemos comenzar a hablar de la ilustradora Elena Odriozola después de su bien merecido Premio Nacional de Ilustración, premio que otorga el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de España a los más destacados creadores en el ámbito y que han recibido también sus compatriotas Isidro Ferrer, Javier Zabala y Pablo Amargo, entre otros. Fue entregado a Odriozola, en palabras del jurado, por “su capacidad de renovación siguiendo una línea propia y coherente y por el potencial narrativo de su obra”. Solo nos queda aplaudir la decisión.

ele2Sin duda, la obra de esta ilustradora tiene capacidad de renovación constante, sumada a la difícil tarea de mantener el estilo o la “línea propia”, en un tiempo en que la tendencia entre los ilustradores es más bien la homogeneidad.

Quienes no conocen el trabajo de esta autora y si en algún momento se topan, afortunadamente, con un libro ilustrado por ella, percibirán que sus imágenes están cargadas de trazos delicados, colores pasteles y fondos blancos, personajes con pálidas caras y gruesos cuellos, quienes siempre están esperando algo u observando aquello que el lector no podrá ver.

La particularidad de los dibujos de Odriozola saltan a la vista. Dejando a un lado, respetuosamente, los cuentos y poemas que ha tenido que ilustrar, nos enfrentamos a una visualidad poderosa por su austeridad gráfica: paleta acotada de colores, fondos amplios que oxigenan la escena, protagonistas de cuerpos abultados, vestidos con telas estampadas y que flotan en cada situación.

Odriozola, como muchos ilustradores, comenzó usando acuarelas, pero sin duda ha sabido dar pasos agigantados en las técnicas que maneja: lápices, tintas de colores, papel y tijera. El color es primordial en su trabajo; seguramente hay varios bosquejos antes de llegar a lo que quiere, pero no existe rudeza en su proceso creativo; es decir, mucho de lo que crea viene de lo que siente y necesita hacer para disfrutar tanto del proceso como de la obra final.

Con papel y tijera, el blanco sobre el blanco en Tropecista viene a mostrar con más fuerza la poderosa capacidad que esta ilustradora tiene para sorprender al lector en un libro donde la imagen pelea contra sí misma todo el tiempo. Con poquísimos recursos materiales (qué decir de usar un solo color) logra sublimes contrastes, sombras y movimientos, a la vez que narración visual.

Odriozola se ha enfrentado a poderosas obras de Alfonsina Storni, Julio Cortázar, Pablo Neruda y León Tolstoi, entre otros cuentos y poemas. Con el sencillo cromatismo que la caracteriza, logra sumar nuevos sentidos a la creación de estos gigantes de la literatura. Es capaz de evocar siempre nuevas significaciones en el espectador, como pasa con las más bellas obras de arte.

Tropecistas, Jorge Gonsalvo, 2012.

Ilustración blanco sobre blanco de «Tropecista»

Retomando el asunto del premio, entre tantos otros que ha obtenido, es simplemente una consecuencia del resultado de la constancia, la elocuencia y la potencia creativa de una ilustradora que ha respetado su talento ante urgencias editoriales, y que se ha convertido ya en referente para tantos otros ilustradores que recién comienzan.

Gracias, Elena, por tanta generosidad creativa y visual.

A quienes sienten curiosidad por conocer el trabajo de Odriozola en profundidad, recomiendo La princesa que bostezaba a todas horas, escrito por Carmen Gil (OQO, 2005); Tres hermanas ladronas, de Txabi Arnal (OQO, 2007); Aplastamiento de las gotas, de Julio Cortázar (Libro de las artes, 2008); Oda a una estrella, de Pablo Neruda (Libros del zorro rojo, 2010); ¿Cuánta tierra necesita un hombre?, de León Tolstoi (Nórdica Libros, 2011); Tropecista, de Jorge Gonzalvo (Bárbara Fiore Editora, 2013); y Frankenstein, de Mary Shelley (Nórdica Libros, 2013), entre muchos otros.

Para más información: elenaodriozola.blogspot.com

AvatarAutor: Daniela Branada (1 Entradas)

Licenciada en Arte de la Universidad de Playa Ancha y Máster en libros y literatura infantil y juvenil de la Universidad Autónoma de Barcelona (c). Actualmente trabaja como Asistente Técnico en La Fuente.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *