Estudio: Lo que los adultos no saben sobre los hábitos lectores de los niños

A A

¿Qué opinan los apoderados y los profesores sobre los intereses y hábitos lectores de los niños en Chile? El estudio «No es un cuento, vol.2», realizado por Fundación La Fuente, contrasta la opinión de los adultos versus la de estudiantes, en treinta establecimientos educacionales. Uno de los resultados más significativos es que — al contrario de lo que los adultos creen— niños y niñas muestran una actitud positiva ante la lectura: un 80% declara que les gusta leer.

Biblioteca Viva Leer de la escuela Víctor Sánchez, en Tierra Amarilla

Biblioteca Viva Leer de la escuela Víctor Sánchez, en Tierra Amarilla

Fundación La Fuente presenta un nuevo estudio vinculado a la lectura, recolectando datos sobre los hábitos, gustos y comportamientos lectores de niños, profesores y apoderados en Chile, los que cada año participan en el proyecto de bibliotecas escolares Viva Leer de Copec. El informe «No es un cuento, vol. 2» —que recoge la opinión de 2.278 estudiantes de 4° y 6° básico, 1.272 apoderados y 151 profesores de 30 escuelas municipales y particulares subvencionadas del país— continúa y complementa los resultados ya obtenidos en 2013, en la primera versión de este análisis.

Los apoderados creen importante que los niños tengan adultos lectores cerca, pero un alto porcentaje de ellos no se considera buen lector

Los resultados de este nuevo estudio revelan una gran diferencia entre la realidad lectora de niñas y niños, y lo que los adultos creen saber al respecto. Un alto porcentaje de apoderados (44%) cree que sus hijos leen solo por obligación. La realidad es que una pequeña fracción de los estudiantes declara leer solo por obligación (16%) y la mayoría (80%) afirma que le gusta leer. Esta percepción de los apoderados sobre la obligatoriedad de los niños a la lectura podría estar afectando su disposición a realizar acciones de mediación lectora con ellos.

Otro punto del estudio que revela diferencias significativas, es respecto a la importancia de los adultos como mediadores de la lectura. Si bien los apoderados creen que es importante que los niños tengan adultos lectores cerca (42%), un alto porcentaje de ellos no se considera buen lector (un 30% se declara no lector y un 40% dice ser lector ocasional),mermando las posibilidades de que más estudiantes tengan un modelo en el entorno familiar, que incentive su interés por la lectura. Respecto a los profesores, en cambio, en su gran mayoría creen que es importante que los niños tengan adultos lectores cerca (68%) y al mismo tiempo se declaran lectores frecuentes (70%). Es relevante saber que un adulto que es lector frecuente tiene mayores oportunidades de guiar e incentivar el gusto por la lectura en los niños adecuadamente, versus un adulto que no lee libros de manera habitual.

Un grupo importante de niños podrían ser lectores si tuvieran en sus manos material de lectura de su interés

Sobre la importancia del acceso a material bibliográfico de calidad, los niños (35%) declaran que les gusta leer, pero que no encuentran libros que les parezcan interesantes. Esto contrasta con la opinión de los profesores: solo una pequeña parte (21%) cree que es importante que los estudiantes tengan acceso a buen y variado material bibliográfico.El mensaje parece ser claro: hay un grupo importante de niños que podrían ser potenciales lectores (35%), si es que tuvieran en sus manos una cantidad y variedad apropiada de material de lectura, para así encontrar temáticas de su interés.

La insatisfacción con respecto a la lectura es algo que se acrecienta con la edad. Si comparamos los datos del estudio, por curso, se presentan diferencias significativas. Los estudiantes que dicen leer solo por obligación representan un 8,6% en 4º básico y alcanzan un 22,9% en 6º básico. Al igual que en el estudio «No es un cuento” del año 2013, observamos que a medida que crecen los estudiantes, la obligatoriedad de la lectura se vuelve un factor relevante.

Infografía

info web chica[Visualiza aquí la infografía en alta resolución o descárgala clickeando con el botón derecho del mouse y luego en la opción «Guardar enlace como».]

Los datos

Para desarrollar este estudio, se aplicó un total de 3.701 encuestas: 2.278 a niños, 1.272 a apoderados y 151 a profesores de 4º y 6º básico de 30 escuelas municipales y particulares subvencionadas de todas las regiones del país, las que fueron beneficiarias del programa Viva Leer de Copec, entre los años 2013 y 2014.

Las encuestas fueron aplicadas de forma presencial a la totalidad de los niños y docentes de dichos cursos, mientras que las encuestas aplicadas a los apoderados —al no ser presenciales— no obtuvieron una tasa de respuesta total, pero sí lo suficiente como para conformar una muestra representativa.

La encuesta aplicada para recolectar la información que conforma este estudio se denomina IGLE (Índice de Gusto por la Lectura), instrumento desarrollado por Fundación La Fuente y que tiene por objetivo recoger percepciones acerca de la lectura en la comunidad escolar.

Cabe destacar que la información aquí presentada tiene un carácter meramente descriptivo, y no pretende ser representativa de los niños chilenos en su conjunto. Su fin es retratar la realidad lectora del grupo de 30 escuelas que conforman este estudio.

Más información del programa Viva Leer en www.vivaleercopec.cl

Descarga aquí completo el Informe Estudio: «Esto no es un cuento Vol. 2».

Un comentario para “Estudio: Lo que los adultos no saben sobre los hábitos lectores de los niños

  1. Stephanie Bochard

    La diferencia entre adultos y niños no me sorprende. Demasiados apoderados consideran la lectura solo un medio, como lo de escuchar musica clasica cuando una esta embarazada, pero se olvidaron de sus vivencias cuando ellos mismos era niños. Michos quisieran que su hijo leyera Cervantes a los 10 años. La lectura no es así. Es un hábito que se cultiva, pero lo más importante es que el niño encuentre placer en leer y eso pasa por interes en lo que lee. Gran leedora hasta hace años atrás, he comprado cientos de revistas de Condorito a mis hijos porque es lo que les gustaba. Y da lo mismo lo que lean. Lo importante es que se acostumbren a leer. Esa costumbre una vez hecho un hábito, nunca desaparece (yo ya no leo libros pero sí cientos de articulos al mes!). Mi hijo de 12 años no puede quedarse dormido si no lee algo, aunque sea un antiguo Condorito que ya se sabe de memoria. Y ha empezado desde hace algunos años a leer libros. Ninguno de los que he leido yo, pero da lo mismo. Lo importante es que ya le tomó el bichito.
    Y lo otro importante es que hay una biblioteca en casa. Casi ningún libro comprado en librerías porque son caros, pero si en ferias de las pulgas o cualquier allternativa de libros de 2nda mano. Por lo cual ven libros. Aunque nunca han sacado libro de nuestra biblioteca para leer. Estan ahi. Disponibles. Gracias a eso los libros son un objeto comun.
    Finalmente, desde que son muy chicos han sido socios de bibliotecas. No siempre muy bacanes pero la más cercana, porque sino, no sirve. La biblioteca debe ser un lugar dónde uno pueda ir facilmente para ir regularmente o a lo menos cada vez que se presente la necesidad. Si tiene cosas adicionales atrayentes, mejor! Personalmente, nunca hubiese pensado ir a la biblioteca en un mall (porque me cargan los malls). Pero resula que tengo uno en la esquina y me resulta muy comodo. Ademas, tienen actividades entretenidas, computadores,etc. Ya hemos ido a pasar una tarde de viernes a la biblioteca. Cada uno haciendo lo suyo, pero en un ambiente grato dónde uno, en algún minuto va a abrir un libro. El que sea!
    Los libros son muy caros en Chile pero hay muchas alternativas para tener acceso a libros a precio accesible. Solo falta que alguién le introduzca las ganas y otro (o el mismo) le muestre el camino!

Responder a Stephanie Bochard Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *