Jose Martí, de la política a la literatura infantil

A A

José Martí (La Habana, Cuba, 28 de enero de 1853 – Dos Ríos,Cuba, 19 de mayo de 1895) no sólo fue un gran político republicano, periodista, poeta y filósofo; creador del Partido Revolucionario Cubano y organizador de la “Guerra Necesaria”, que propició la Independencia cubana de España. Como miembro del movimiento modernista, Martí también se dio tiempo de escribir a los niños de América. Su principal obra se llama La Edad de Oro, que nació como una revista mensual dedicada a los niños y que vio la luz en 1889 durante su estancia en Nueva York, mientras preparaba la Revolución. Esta obra constituyó una trasgresión, ya que superó el didactismo moralizador, el sentimentalismo y la cursilería predominante en los libros para niños de finales del siglo XIX. Generó en cambio, un diálogo entre iguales con el niño, hablando de los más diversos y complejos problemas éticos, políticos, artísticos, científicos, sociales e históricos empleando con maestría estilística los más variados géneros con una esencial riqueza humanística, un ardiente espíritu americanista y libertario para los niños de la Nueva América Republicana.

A los niños que lean La Edad de Oro, Martí escribió estas palabras:

“Para eso se publica La Edad de Oro: para que los niños americanos sepan como se vivía antes, y se vive hoy, en América, y en las demás tierras; y cómo se hacen tantas cosas de cristal y de hierro, y las máquinas de vapor, y los puentes colgantes, y la luz eléctrica; para que cuando el niño vea una piedra de color sepa por qué tiene colores la piedra y que quiere decir cada color; para que el niño conozca los libros famosos donde se cuentan las batallas y las religiones de los pueblos antiguos. Les hablaremos de todo lo que se hace en los talleres, donde suceden cosas más raras e interesantes que en los cuentos de magia, y son magia de verdad, más linda que la otra; y les diremos lo que se sabe del cielo, y de lo hondo del mar y de la tierra. Y les contaremos cuentos de risa y novelas de niños, para cuando hayan estudiado mucho, o jugado mucho, y quieran descansar. Para los niños trabajamos, porque los niños son los que saben querer, porque los niños son la esperanza del mundo. Y queremos que nos quieran, y nos vean como cosa de su corazón”.

[Texto de Fernando Mora]

Un comentario para “Jose Martí, de la política a la literatura infantil

  1. Elizabeth

    ¡Me encantó! Cuando se invierte tiempo, conocimiento y amor en nuestros niños, recién comienza el verdadero progreso de una nación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *