Noticias

Lecturas nacionales para este fin de año

Soledad Rodillo Por Soledad Rodillo

Ya llegamos a fin de año, y con él a nuestra clásica lista de recomendaciones literarias. Esta vez quisimos dedicar este listado a libros chilenos que sean un reflejo de nuestra sociedad y sus demandas.

Fin de año y como siempre, llega el tiempo de los recuentos, de las recomendaciones literarias y de buscar nuevas posibles lecturas. Entonces de todo lo que leíamos podemos recordar y compartir -qué mejor- esos libros que de alguna forma nos impactaron. ¿Cuál fue el libro que más te gustó este año? ¿Cuál de todas tus lecturas recomendarías a un amigo o amiga para llevar en estas vacaciones de verano?

En un año tan convulsionado como fue este 2019 ­ –con un estallido social que no ha dejado indiferente a nadie– preguntamos a escritores, libreros y editores por sus lecturas chilenas recientes, no necesariamente exclusivas de este año que quisieran recomendar. Lecturas que, de alguna manera, aborden los problemas actuales de nuestra sociedad –la desigualdad, la pobreza, la falta de oportunidades– y a las demandas sociales por una vejez digna, sueldos justos, mejor educación y una clase política que defienda los intereses de las personas.

Y aunque no todos nuestros entrevistados respondieron a nuestra sugerencia, sí entregaron valiosas y variadas recomendaciones, la mayoría centrada en autores chilenos y editoriales nacionales. Aquí están las convulsionadas recomendaciones de libros para los próximos meses. Anoten, saquen pantallazos y compartan.

Sumar de Diamela Eltit (Seix Barral, 2018). Una novela visionaria, que meses antes del estallido proponía la imagen de una marcha incesante de los vendedores ambulantes a “la moneda”, así, con minúscula, la casa de gobierno pero también la pieza de intercambio, el símbolo de una sociedad intolerablemente neoliberal.

La esquina es mi corazón, de Pedro Lemebel (Seix Barral, 2018). Es un libro inaugural, donde Lemebel experimenta con la crónica y, ya en los 90, aguza la mirada y sabe ver lo que muchos no percibieron: pone en el centro de sus relatos los lugares ensombrecidos de la ciudad y exhibe los síntomas del desplazamiento y la discriminación que ha vivido históricamente nuestro país.

La expropiación de Rodrigo Miranda (Sangría editora, 2016) . Un viaje al Chile de las grandes utopías, el Chile en que se construyó el edificio para la reunión de la UNCTAD, y la historia sobre cómo el “hombre nuevo” de las consignas se transformó en el “flaite” marginalizado de los gobiernos de la transición.

Panaderos de Nicolás Meneses (Hueders, 2018). Una historia que aborda el mundo del trabajo, el que no se deja ver mucho en la literatura chilena contemporánea y que aparece aquí en un registro novedoso. No es el de la novela social, sino que se acerca en su lenguaje despojado y en sus descripciones de los mecanismos productivos a formas de narración de carácter más experimental.

60 muertos en la escalera de Carlos Droguett (Editorial Nascimento, 2019). Las palabras de Droguett, escritas en los 50, resuenan como si las hubiese escrito en estos días de estallido social: “Ustedes, eternos bondadosos, dicen que el olvido es bueno, pero yo les repito –ya se lo dije el otro día cuando hablamos- que recordemos mucho, demasiado, rabiosamente, antes de olvidar un poco”. Lo reedita Nascimento este año.

El diablo de las provincias, de Juan Cárdenas (Coedición Montacerdos y Banda propia, 2019). Cárdenas trabaja la impunidad latinoamericana, las distinciones y choques socioculturales, la mística religiosa provinciana, incluso la novela negra, policíaca, a través de un personaje principal: un biólogo que obligado a volver a su ciudad natal junto a su madre, intenta sobrevivir el día a día lejos de sus estudios e investigaciones trabajando en una pequeña escuela, lo único que ha podido conseguir. Repito impunidad y recuerdo, además, que muchas veces la literatura presenta más caos y preguntas que respuestas simples a nuestros problemas. Y está bien.

Materia gris, de Andrés Anwandter (Overol, 2019). Si hablamos de formas o maneras, Materia gris, o más bien la obra de Andrés, crea y maneja su propio ritmo, pausas, silencios, imágenes, ímpetu y candor. Si hablamos del contenido entonces decimos construcción de memoria política e íntima, una reflexión del presente de nuevo político pero también personal y cotidiano. Un hombre que visita un pasado, piensa su presente y cuestiona el futuro. Hablamos de formas, de contenido, pero si agregamos el tiempo, entonces tenemos la experiencia. Leer Materia gris es pensar en nuevas experiencias, una particular y cuidada forma de pensar.

Casa de reposo, de Ximena Rivera (Cuadro de Tiza, 2019). El poemario, lejos de ofrecer un panorama calmo, nos recuerda que el rechazado, el impedido, el doliente, el torturado, no deja de vivir o expresarse por el hecho de estar recluido a una casa, aunque esta se piense para el reposo. Imaginativa, potente y bellamente articulada en su expresar, Ximena no deja pieza sin recorrer. Siendo desconocida y poco recomendada, intento que todo el mundo la lea. Su poesía es, sin exagerar, una maravilla.

Otra novelita rusa, de Gonzalo Maier (Minúscula, 2019). El personaje principal es veloz y radical. Viudo, sólo y aburrido, viaja a Rusia para enfrentarse a quién quiera al ajedrez. Cuidada y paciente es la forma de escribir de Gonzalo, entonces este viaje pucha que nos resulta ameno. ¿El resultado? Un final lejos de todo lo mencionado. Muchas gracias por eso.

Ocho, de Amy Fusselman (Chai editora, 2019). Acá hay varios temas: la muerte de un padre, intentar quedar embarazada, aprender a manejar una moto, encontrarte con tu Beastie Boys favorito, violación, terapias alternativas, intentar hacer dormir a un niño, etc.¿Qué une a todos estos temas? Creo que nada mucho, pero la escritura caótica y en apariencia ingenua de Fusselman nos recuerda que la duda y el desorden son inherentes a la crisis y la confusión. Aspectos y características imposibles de rehuir, pero que podemos apreciar y llegar vislumbrar sin miedo. Podemos rescatar(nos) de ahí.

Ciudad berraca, de Rodrigo Ramos Bañados (Alfaguara, 2018). Una novela sobre la inmigración colombiana en Antofagasta que pone en evidencia el racismo y el clasismo de nuestra sociedad segregada. Sin caer en estereotipos ni en la victimización hollywoodense del inmigrante, muestra la violencia contenida por años en una sociedad que aprendió a desconfiar y a aprovecharse del otro.

Pompeya, de Gerardo Oettinger (Oxímoron, 2018). Texto dramático que fue puesto en escena el año 2017 y que muestra las luchas de un grupo de personajes excluidos, inmigrantes, travestis, homosexuales y prostitutos, inmersos en una sociedad basada en el consumo y la fantasía del éxito material. Deseo que, en definitiva, lleva a la competencia, la violencia y la mentira. Una cita: «Leila, piensa, nosotras también somos inmigrantes. Todos los marginados, los segregados de la sociedad lo somos; ¿y sabes por qué? Porque no tenemos país, no tenemos bandera, cielo, ni tierra, ni mar, ni cordillera, ni ejército que nos defienda. Para muchos pobladores venir al centro es venir a otro mundo, y pa’ qué vamos a hablar de ir al barrio alto, olvídalo, olvídalo. Es como estar en Estocolmo. Leila, tenís que abrir tu mente. Si ver con los ojos no importa, hay que ver con esto, con el corazón. (Se pone de pie) Yo creo, de que por fin es hora de que ocurra una nueva revolución de los excluidos, sí, si es una necesidad histórica y la tenemos que hacer nosotros […]»

Papelucho gay en dictadura de Juan Pablo Sutherland (Alquimia, 2019). Un repaso autobiográfico por la infancia de una generación que creció con la violencia y el miedo de la dictadura y que descubrió junto con ello el espacio marginal destinado a los homosexuales. Cruzando vivencias personales y familiares con el contexto de la época, Juan Pablo Sutherland transmite la sensación de no pertenencia en un país que no está dispuesto a valorar a su gente, que margina y persigue a quienes piensan, viven o sienten distinto a lo que la mayoría o el poder ha impuesto. Un texto hecho de fragmentos y fotografías que sigue el paso del niño al joven dispuesto a pelear por la libertad y la dignidad.  

No me vayas a soltar (La pollera, 2017) y El sol tiene color papaya (La pollera, 2019) de Daniel Campusano. Dos obras que se pueden leer de forma independiente pero que siguen las vivencias de un mismo personaje protagónico: un profesor de dudosa vocación que transita de un relato al otro por dos extremos de la realidad educacional. En el primero, conoce la realidad de un colegio ubicado en la periferia de Santiago, en un entorno en el que la educación carece de todo sentido y la violencia parece ser el aprendizaje más necesario. En la segunda novela, el personaje entra a trabajar en un colegio al que llegan los alumnos expulsados de todos los colegios del barrio alto. Como si una novela fuera un reflejo de la otra, se muestra el escaso valor dado a la educación, la torpeza de un sistema educativo anclado en un pasado lejano y la dificultad de los profesores para responder a las necesidades de una generación dispuesta a romper con todo lo establecido.

Señoritas en toma: Un colegio de monjas en la revolución pingüina deValeria Barahona (Emergencia Narrativa, 2016). Una novela que retrata el movimiento estudiantil del año 2006 desde la perspectiva de un grupo de jóvenes estudiantes de un colegio de monjas del barrio alto en el que se les prepara para ser buenas esposas y buenas madres. La incursión de estas jóvenes desconectadas con la realidad del país les abrirá a algunas de ellas un mundo de experiencias, descubrimientos, rebeldías y frustraciones. Y también pondrá en evidencia el peligro de que los movimientos sociales caigan en las tentaciones de poder y comodidad que ofrece un sistema hecho para perpetuarse a sí mismo, dejando atrás los ideales que los empujaron en sus inicios.

Calle Este-Oeste de Philippe Sands (Anagrama, 2017). El autor es profesor de derecho internacional. Su libro es una magnífica crónica sobre tres familias, la suya y la de los dos abogados que introdujeron los conceptos de genocidio y de crímenes contra la humanidad en el juicio de Nuremberg a los líderes nazis. 

Voyager de Nona Fernández (Random Hpuse, 2010). Luminoso primer ensayo de la autora, que explora la necesidad de la memoria y vincula su historia personal y familiar con la historia de Chile y nuestras deudas y dolores, la potencia del mito y el presente de nuestro país.

Parábola del sembrador de Octavia F. Butler (Overol, 2019). Es una inquietante distopía, escrita hace casi treinta años, que acontece en un futuro en donde se levantan los océanos, la sequía arrasa y prima la ley del más fuerte. La protagonista, hija de un pastor, explora también en preguntas muy antiguas sobre dioses y hombres.

El colgajo de Philippe Lancon (Anagrama, 2019). El autor sobrevivió al atentado al semanario Charlie Hebdo y en este libro extraordinario muestra hasta qué punto ese hecho cambió su vida no solo por la deformación física (recibió un balazo en la mandíbula) sino, sobre todo, por la experiencia de estar vivo para contarlo.

En obra de Cynthia Rimsky (Mundana, 2018). Este librito es un díptico que discurre, entre otras cosas, por los viajes y las identidades locales que quedan al descubierto cuando una mirada excéntrica que muestra desde una perspectiva inesperada: importa más el ojo que lo visto. 

El Brujo de Álvaro Bisama (Alfaguara, 2016). Una novela que lleva un par de años circulando, pero que hoy más que nunca viene a recordarnos que violencia que se registra es violencia que no se olvida. 

Marvilas de Gonzalo Oyanedel (Dogitia, 2018). En este necesario ensayo, Oyanedel nos presenta una historia que se pone la capa para luchar contra el paradigma de “los ñiños de superhéroes, las niñas de princesa”.

Maraña, panorama de poesía joven Varios Autores (Alquimia, 2019). La búsqueda de un nuevo Chile debe comenzar por encontrar nuevas voces. De libros como este depende que el “país de poetas” no se quede en los mismos nombres de siempre.

Osos poéticos & filosóficos Álvarex (Montacerdos, 2019). El juego entre lo absurdo y lo reflexivo hace de este libro una excelente herramienta para el diálogo interno. En tiempos en que la expresión gráfica ha adquirido una nueva densidad, este experimento narrativo cobra más sentido que nunca.

Clásicos AM de Ricardo Martínez (Planeta, 2019). En momentos en los que la política decepciona y las barreras se densifican, se hace necesario conectar con nuestro ser latinoamericano desde otras perspectivas. Esta “historia sentimental”, como dice su portada, ha demostrado ser un bello camino para lograrlo.

Opus Gelber, retrato de un pianista de Leila Guerriero (Ediciones UDP, 2019). Viajes por Mónaco, recepciones con la realeza, consejos sentimentales, música clásica y Florencia de la V, son parte de las temáticas que perfilan la biografía del pianista argentino Bruno Gelber, de la mano de  la periodista y cronista Leila Guerriero. Una construcción de vida amena muy bien lograda, entretenida, que para entendidos y alejados de música clásica, se disfruta por su fluidez y por el cariño inmenso que se genera entre el personaje y su biógrafa.

Yo soy mi casa, de Guadalupe Amor (FCE, 2019). Publicada originalmente en 1957, Yo soy mi casa es la novela autobiográfica de la tremenda poeta mexicana Guadalupe Amor, que en el último tiempo ha sido rescatada por biografías y reediciones de algunos de sus libros. La prosa de  la Amor, al igual que su poesía, es de una fuerza arrolladora. Pintada por Diego Rivera, admirada por Salvador Novo, la “undécima musa” describe los primeros años de su vida en el caserón de una familia venida a menos producto de la revolución mexicana. Una niña tumultosa y temperamental como un huracán, ególatra y caprichosa, nos acompaña a recorrer esta casa de la mano de un espíritu ardiente que jamás encajó en los convencionalismos de la sociedad mexicana.

En el jardín del ogro de Leila Slimani (Cabaret Voltaire, 2019). La prosa de Leila Slimani es perturbadora. Esta autora marroquí residente en Francia, ganó el Premio Goncourt el 2016 por su novela Canción Dulce (Cabaret Voltaire, 2017), thriller que contaba la historia de un joven matrimonio francés y su niñera; una dura crítica a la clase media francesa y sus prejuicios. En esta novela, Slimani narra la vida de Adéle, a la que la rutina y una aparente vida perfecta la empuja a tener múltiples conquistas con desconocidos en el vértigo de una autodestrucción que no puede controlar. El mundo de Leila Slimani incomoda y alucina.

Algunos Libros de E. M. Forster con prólogo de Zadie Smith.(Alpha Decay, 2018).

Esta colección de ensayos es una selección de las transcripciones del programa radial que tuvo E. M. Forster (Donde los ángeles no se aventuran, Regreso a Howards  End, Maurice, entre otras) en la BBC , donde hablaba de historia, filosofía y literatura. Forster fué uno de los escritores ingleses más importantes de su generación y del grupo Bloomsbury, fue además un brillante crítico literario y gran admirador de la cultura hindú. Perfiles de Rudyard Kipling, D. H. Lawrence, Lytton Strachey, Mark Twain, entre otros componen este libro, con el que Forster deleitaba a su audiencia durante casi cuatro décadas.

Los recuerdos del porvenir de Elena Garro (Alfaguara, 2019). El pueblo de Ixtepec narra su propia historia y la de sus habitantes a través de un relato costumbrista que alude también al realismo mágico. Un pueblo sin futuro, donde la memoria es construida y deconstruida desde los recuerdos, las alegrías y los agobios de un pueblo que se ve y se siente invadido. El relato es un paisaje onírico pocas veces tan bien logrado en la literatura latinoamericana. Una obra de gran belleza.

Cuentos completos de Manuel Rojas de editorial Alfaguara, 2019.
Manuel Rojas es un autor que siempre se debería estar releyendo, su narrativa no pierde fuerza, ni belleza ni vigencia.

El peso de la sangre de Juan Luis Salinas, editorial Debate, 2019.
Es la historia del sida en el mundo, en Chile y en la vida del autor.
Escrito con la rigurosidad investigativa de un periodista de experiencia y la verdad y emotividad de un relato en primera persona; recorremos el dolor, la injusticia, los prejuicios y el desconocimiento de una enfermedad que ha aumentado significativamente en Chile en los últimos años.

El miedo a los subordinados. Una teoría de la autoridad de Kathya Araujo, de Lom Ediciones, Santiago, 2016. Aunque es un libro del 2016, está más vigente que nunca y su lectura se hace necesaria para entender el ejercicio de la autoridad en Chile y nuestras relaciones sociales.

La madre de Eva de Silvia Ferrer de Edicola, 2018.
Un desgarrador y honesto relato de lo que vive una madre con una hija que nace hombre en un cuerpo de mujer. Una lectura emocionante, dolorosa y necesaria.

La luz cae vertical de Leonel Lienla, de editorial Lumen, 2018.

Maravillosos y potentes poemas que nos revelan parte de la esencia de la cultura mapuche.

La invención de la naturaleza de Andrea Wulf, editorial Taurus,017 . Un fascinante libro sobre la vida Alexander von Humboldt. Un libro que podría parecer ficción por la extraordinaria vida del geógrafo y naturalista alemán, pero sus aventuras, ideas y descubrimientos científicos se sustentan en un riguroso trabajo de investigación.

Compartir en: Facebook Twitter
Soledad Rodillo

Periodista de la Pontificia Universidad Católica de Chile y Magíster en Literatura de la Universidad de Chile. Lectora empedernida, dedica su tiempo a escribir artículos culturales para diarios y revistas especializadas. Es colaboradora estable de nuestro blog.

También te podría interesar