Monstruos en Turín

A A

En el Salón del Libro de Turín se  celebraron los 50 años de “Donde viven los monstruos», escrito e ilustrado por Maurice Sendak. María José Ferrada nos describe el homenaje que se hizo en su celebración e intenta descifrar el genio del autor estadounidense: “Si algo seguimos agradeciendo a Sendak es la sinceridad con la que logró retratar el mundo infantil, ese mundo complejo en el que la alegría convive con la frustración, la tristeza y la vulnerabilidad”.

Ilustraciones de Sendak decoraron los muros del espacio infantil en el Salón del Libro.

Creo que cuando Maurice Sendak (1928-2012) publicó Donde Viven los Monstruos, en 1963, no imaginó nunca que Max y sus amigos lo sobrevivirían. O tal vez sí.No sabemos cómo piensan o imaginanlos genios, pero, 50 años después de su más famosa publicación, sabemos que Sendak era uno.

De ahí en adelante sus criaturas han transitado a sus anchas por el cine, el teatro, la música e incluso el mundo de los videojuegos. No fue raro entonces encontrárselas en los muros de la versión 2013 del Salón del Libro de Turín (que estuvo abierto hasta el 20 de mayo) donde, desde las paredes, acompañaban a quienes pasaban por el espacio infantil.

Imposible pasar por ahí, mirar esos ojos amarillos y dulces –a partir de Sendak todos sabemos los ojos de los monstruos de verdad son así- sin preguntarse por qué su obra caló tan profundamente en el corazón de sus lectores, marcando para siempre su paso por la historia de la literatura infantil.

Tal vez sea porque Sendak sabía, como lo dijo más de una vez, que los niños lo saben todo y que es imposible protegerlos. “Los adultos dicen que están protegiendo a sus hijos pero lo que hacen es intentar protegerse a sí mismos”, decía en un muro de la feria. Sus citas acompañaban a sus entrañables criaturas. Era imposible estar en mejor compañía.

 

En los muros de la feria italiana había citas de Sendak escritas

Sigo reproduciendo: “En mis libros me gusta que los niños sean feroces, inventivos y problemáticos como en la vida real. Me gusta la gente y los niños interesantes son realmente interesantes, más aún si no se pintan en tonos azul, rosa o amarillo”.

Si algo seguimos agradeciendo a este autor es la sinceridad con la que logró retratar el mundo infantil, ese mundo complejo en el que la alegría convive con la frustración, la tristeza y la vulnerabilidad en su estado más puro. Si el mundo adulto insiste en retratar la infancia como un paraíso, dejémosles pensar que es así, a nosotros nos tiene sin cuidado, parecen decirnos los personajes de Maurice Sendack, tan rebeldes como su creador.

Leo otra pared: “Yo creo que en ningún momento de nuestra vida de niños o adultos, dejamos de fantasear, pero preferimos relegar la fantasía a la infancia, como si se tratara de una especie de estupidez sólo apta para mentes inmaduras. Los niños viven en la imaginación y van de ésta a la realidad con facilidad. Nosotros hemos olvidado cómo hacerlo”. Es una pena, parecen decirnos los monstruos.

“Los niños desde la primera infanciaviven conviven con emociones perturbadoras, la frustración y la ansiedad son parte de la vida cotidiana. Es a través de la fantasía que llegan a la catarsis. Esa es su mejor herramienta para domar a la criatura salvaje”.

Sendak supo reparar en esa lucha que establece todo niño por convertirse en Max, el rey de los monstruos, sus propios monstruos. Tal vez sea esa sinceridad que nace de la observación de lo que es y no de lo que nos gustaría que fuera, justamente lo que le confiere a su trabajo la fuerza que cincuenta años después seguimos agradeciendo.

AvatarAutor: María José Ferrada (14 Entradas)

María José Ferrada es periodista y escritora de libros infantiles. Su trabajo ha sido publicado en Chile, Brasil, Argentina y España, y ha sido premiado tanto en nuestro país como en el extranjero.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *