Achimpa

Ampliar imagen
Autor: Catarina Sobral Año: 2015 Editorial: Limonero Reseña de: Claudio Aravena

Este libro es uno de los 59 títulos seleccionados en el segundo boletín del Comité de valoración de libros Troquel.

Circulan por las redes sociales unos pequeños posteos con imágenes en colores tenues y gran tipografía dan cuenta de palabras en desuso. Estas palabras indican acciones o sensaciones difíciles de llevar a la práctica, pero que al leerlas o decirlas, son como una llave que abre una puerta cerrada hace muchos años. Como ejemplos les puedo mencionar: inefable (algo tan increíble que no puede ser expresado en palabras) o limerencia (estado mental involuntario, propio de la atracción romántica por parte de una persona hacia otra).

Achimpa: ¿Un sustantivo? ¿Un verbo? ¿Un adverbio? ¡Quién sabe!

Mi libro favorito del año pasado es fruto también de una sola palabra, pero con un significado desconocido: Achimpa. ¿Un sustantivo? ¿Un verbo? ¿Un adverbio? ¡Quién sabe! Su autora, la ilustradora portuguesa Catarina Sobral, nos introduce en un mar de recovecos, calles, librerías, ¡hasta en el Parlamento!, para descifrar este nuevo término que se cuela por las calles de la ciudad; y son los hablantes, libres y juguetones, quienes la usan a destajo: achimpan un queque quemado, buscan una achimpa para decorar la mesa, hacen un guiso de achimpas o lo pasan achimposamente. Nadie sabe qué diablos es achimpa, pero es una palabra que tiene vida y que refresca las conversaciones cotidianas.

achimpa10

En el mismo tono del texto, las ilustraciones de Sobral son coloridas y llenas de detalles. Las imágenes, a modo de foco, van mostrando el avanzar de la palabra achimpa: cómo abandona la biblioteca –la representación del saber- para lanzarse al uso de los ciudadanos. Sobral nos abre entonces la perspectiva a plazas, tiendas, paradas de autobús, casas, edificios y fachadas de librerías, con una mezcla entre trazo marcado negro infantil y collage.

Este libro llega a nosotros gracias al acierto de la editorial argentina Limonero, que lo traduce del portugués, su idioma original, donde había sido editado por Orfeu negro. Sin duda, esta apuesta es coherente con un catálogo que se destaca por buenos títulos (Bigudí, por ejemplo), y que dará qué hablar en el futuro.

Este libro es divertido, juguetón, invita a la lectura y a darnos cuenta de que los hablantes tenemos el poder de las palabras ¡achimpadísimo!

cat

Autor: Claudio Aravena (34 Entradas)

Estudió Literatura y Educación en la Pontificia Universidad Católica de Chile. Es diplomado en Industrias Editoriales y magíster en Edición, en la UDP - U.Pompeu Fabra. Es gerente de desarrollo de La Fuente, fue profesor del Diplomado FLIJ y participa como miembro colaborador de Colibrí IBBY Chile.