Color animal

Ampliar imagen
Autor: Maya Hanisch y Agustín Agra Año: 2015 Editorial: Faktoría K de libros Reseña de: Germán Gautier

Este libro es uno de los 59 títulos seleccionados en el segundo boletín del Comité de valoración de libros Troquel.

Animales terrestres, acuáticos y aéreos son representados de tal forma, que la técnica del collage y el uso cromático transforma algo mil veces visto en una experiencia vibrante. En Color animal podemos ver y leer las destrezas, curiosidades y costumbres de veintiocho animales. Ninguno de ellos nos pasará desapercibido.

Los textos de cada una de estas especies son narrados por el biólogo español Agustín Agra, quien con una máxima sobriedad y sentido informativo entrega los detalles precisos. Así, nos enteramos que la rana arborícola hembra “pone los huevos en una hoja que cuelga encima de un charco”. O que la pantera negra “nada muy bien y caza caimanes y anacondas en el agua”. Son esos datos que al leerlos nos traen a la piel un aroma salvaje y unas ganas irreprimibles de viajar por el mundo observando estos animales y sus hábitats.

En Color animal las máximas loas se las lleva la ilustradora chilena Maya Hanisch, quien debuta en Faktoría K de libros, sello de la editorial Kalandraka. Desde su impecable portada, pasando por la encuadernación, diagramación y calidad de papel se advierte un trabajo de altísima calidad. No por nada el libro fue presentado este año en la Feria del Libro de Bolonia y ya ha sido distinguido con el Purple Island Award en Corea del Sur.

collage ok color animal baja

No es la primera vez que Maya Hanisch trabaja mano a mano con un científico. Antes lo había hecho en Mamíferos prehistóricos de Chile que convivieron con el hombre (Pehuén), junto con el arqueólogo Rafael Labarca. La fascinación por los animales, por las culturas indígenas y los temas de integración se originan en los siete años que la ilustradora vivió en Ecuador. Parte de estos temas los podemos leer en De aquí y allá y Viste América (ambos editados por Amanuta).

En Color animal gran parte de las ilustraciones están hechas a mano. Y, justamente, utilizando el tacto y la vista bien vale recorrer las plumas del pavo real hasta adentrarse en una aventura casi hipnótica. Un libro para atesorar donde la ilustradora nos lleva al plano más artístico de la naturaleza.