Litte Nemo: Regreso al País de los Sueños

Ampliar imagen
Autor: Eric Shanower y Gabriel Rodríguez Año: 2015 Editorial: Anfibia Reseña de: Pablo Espinosa

En julio de este año, por primera vez un chileno recibió el prestigioso premio Eisner, conocido como el Oscar de los cómics. El premio fue entregado a la miniserie de cuatro números, Little Nemo: Return to Slumberland; escrita por el norteamericano Eric Shanower y dibujada por el chileno Gabriel Rodríguez (y coloreada por otro chileno, Nelson Dániel). Hoy la miniserie, publicada originalmente en inglés por IDW, está disponible en nuestro país, recopilada en un solo libro y traducida al español por el sello Anfibia como Litte Nemo: Regreso al País de los Sueños.

¿Por qué regreso? Este cómic continúa una historia que comenzó el dibujante norteamericano Winsor McCay hace 110 años. El cómic Little Nemo in Slumberland se publicó por primera vez en el diario New York Herald, en 1905. La estructura narrativa del cómic era simple y repetitiva: comenzaba con Nemo, el niño protagonista, durmiendo y viajando al País de los Sueños, y terminaba con él despertando bruscamente en su cama en la última viñeta. Pero el cómic estaba lejos de ser simple. Winsor McCay inventó un complejo y alucinante País de los Sueños, que contaba con un rey —llamado Morfeo—, una particular corte y, por supuesto, una princesa, que era la compañera de juegos de Nemo. McCay disponía semanalmente de una página completa en el diario y, aprovechando las posibilidades del mundo onírico, torcía o agrandaba viñetas y llevaba a Nemo a aventuras completamente surrealistas. Las aventuras de Nemo —que transitaron por distintos diarios y tuvo distintos nombres— se publicaron por última vez en 1926.

Nemo dibujado por Winsor McCay

Nemo dibujado por Winsor McCay

Desde entonces no había noticias de Nemo ni del País de los Sueños. Hasta ahora. El cómic de Shanower y Rodríguez comienza en el palacio real de Morfeo, con la princesa buscando a un nuevo compañero de juegos, que suceda a Nemo. Entre los candidatos, hay un niño que se destaca: James Nemo Summerton. Que Nemo sea su segundo nombre es tomado como una buena señal. Entonces la corte tiene el deber de traer a James desde el mundo real hasta su reino e invitarlo a ser el compañero de juegos de la princesa.

Así comienza una nueva aventura. James visita el País de los Sueños y conoce a sus extraños habitantes. Está Bon-bon, el chico de caramelo; Flip Flap, sobrino del guardia del amanecer, que tratará de despertar a James; y Los Kyoompyoo-lompers, criaturas de nubes, entre muchos otros seres fantásticos. El País de los Sueños —que entrega un pasaporte con el lema: No despiertes— conserva el aire surrealista de las viñetas originales de McCay, con sus construcciones imposibles, inspiradas en Escher, ríos de chocolates y vides que dan leche y miel. El reino, sin embargo, es vasto y tiene también enemigos, a los que James se deberá enfrentar.

Nemo dibujado por Gabriel Rodríguez

Nemo dibujado por Gabriel Rodríguez

Litte Nemo: Regreso al País de los Sueños, sorprende en cada página, particularmente por los dibujos de Rodríguez, que ilustra una agitada aventura, escrita por Shanower. Y esto parece ser sólo el comienzo de una obra mayor, que tendrá más entregas y que explorará aún más el rico universo creado por McCay, que, al igual que los sueños, no tiene límites.