¡Que viene el lobo!

Ampliar imagen
Autor: Cédric Ramadier y Vicent Bourgeau Año: 2015 Editorial: Lóguez Reseña de: Óscar Sáez
Este libro es uno de los 59 títulos seleccionados en el segundo boletín del Comité de valoración de libros Troquel.  – See more at: https://www.fundacionlafuente.cl/recomendados/recomendado/ana-reimaginando-el-diario-de-ana-frank/#sthash.i8qeR61P.dpuf
Este libro es uno de los 59 títulos seleccionados en el segundo boletín del Comité de valoración de libros Troquel.  – See more at: https://www.fundacionlafuente.cl/recomendados/recomendado/ana-reimaginando-el-diario-de-ana-frank/#sthash.i8qeR61P.dpuf

Este libro es uno de los 59 títulos seleccionados en el segundo boletín del Comité de valoración de libros Troquel

La mayoría de las veces los mejores libros nacen de una contradicción: de un libro que nos invita a jugar – y no a leer en estricto rigor-, a disfrutar, a involucrarnos en las páginas, en la historia, a sumergirnos en los colores y formas, en las ganas de correr y de no dejar que el lobo nos atrape.

A dos páginas del comienzo, con mis compañeros del Comité de Valoración Troquel entramos en el juego que nos propone RamaBour, la dupla creativa compuesta por Cédric Ramadier y Vicent Bourgeau, en su libro ¡Que viene el lobo!. Con muy pocos títulos traducidos al español, los autores francófonos nos demuestran que los libros para la primera infancia deben ser juguetones, intrépidos, divertidos, con gracia.

Los libros para la primera infancia deben ser juguetones, intrépidos, divertidos, con gracia

La historia comienza así: un lobo viene en busca de su alimento favorito (nosotros, los lectores), y tenemos todo para disuadirlo, para hacerle perder el equilibrio para esquivar sus garras. Tenemos en nuestras manos un poderoso artefacto que lo hará caer, rodar, resbalar y hasta colgar de un precipicio; en nuestras manos tenemos un libro. Sí, una herramienta perfecta que nos permite escapar de sus hambrientas fauces.

Uno de los mayores desafíos para los autores y editores en esta época, mediada por el desarrollo tecnológico, es poder conseguir la atención de los niños pequeños (y de sus padres), y con ello atraerlos al mundo de los libros. En las mismas sesiones de nuestro comité se nos hizo difícil poder seleccionar –dentro de una gran cantidad de libros para primera infancia- textos que fueran desafiantes, inteligentes o simplemente juguetones: ¡Que viene el lobo!, junto con De otro color (SM), Súper niño (Kókinos) o Yo grande, tú peque (Kókinos) se caracterizaron por no subestimar ni a grandes ni a chicos, e hicieron una propuesta simple pero sólida: una buena historia, ilustraciones definidas, trazos depurados, colores potentes.

004

¡Que viene el lobo! nos invita a descubrir el libro desde una visión más amplia que solo la lectura de palabras e imágenes, invita a que el libro se mueva y sea un objeto que también puede ser usado como juguete. Es importante que no solo es de gusto de los más pequeños; el mediador (padres, hermanos, amigos) también se sentirá atraído por el libro, lo que es posible de percibir por el niño logrando generar un vínculo emocional con el texto y las imágenes. Esta última acción es fundamental para quienes trabajamos en bibliotecas y tenemos como objetivo colaborar en la construcción de lectores, contar con libros atrayentes –en medio de un océano cada vez más vasto de ofertas editoriales- nos permite realizar un trabajo más eficaz.

Ficha biográfica

biosfinal

 

 

Autor: Óscar Sáez (0 Entradas)

Director de Biblioteca Viva Egaña y coordinador de sedes de Santiago. Es miembro del Comité de valoración de libros Troquel. Forma parte del equipo de La Fuente desde el año 2009, se llena de satisfacción al ver que la sección de niños en la biblioteca es la más desordenada: estos libros se están leyendo.