Valparaíso según Salvador Reyes

A A

Salvador Reyes es el segundo autor que destacamos en nuestra campaña Fértil Provincia: redescubriendo las letras chilenas.

El mar fue el paisaje central de las narraciones del escritor chileno Salvador Reyes (Copiapó, 1899; Santiago,1970). Marinos, piratas y capitanes de barco son los protagonistas de sus historias. «En Chile se piensa que el huaso, el roto y el campo constituyen lo significativo y único del país. Hay otras cosas y otros personajes. No ven más allá del Valle Central (…) Yo hablo del mar no para dármelas de extraño, exótico o desarraigado, sino porque lo he visto y vivido”, reflexionó Reyes. Compañero de generación de Augusto D’Halmar, Luis Enrique Délano y Hernán del Solar, Reyes se destaca por su talento al crear personajes y escenas; algo que queda particularmente claro en su novela Valparaíso, puerto de nostalgia.

Esta es una novela y, al mismo tiempo, un homenaje a Valparaíso. Reyes— ganador del Premio Nacional de Literatura en 1967— nos presenta el puerto, que conoce bien, como un lugar con identidad, donde todo es posible: “El carácter de las ciudades se pierde cada día y en ellas los hombres van tomando una uniformidad desesperante. Visten lo mismo, hablan lo mismo, piensan lo mismo ¡Valparaíso!… Yo me acuerdo de las calles del viejo puerto”, dice uno de los personajes de esta novela.

Protagonizan Valparaíso, puerto de nostalgia un grupo de amigos que tiene como punto de encuentro el Bar Kiel. Ellos son el capitán Eduardo Miranda, el pintor Fernando Castro, el bolsista Elías Madrid, el caza fortunas Pedro Velazco y Don Edgardo, el dueño del bar. Bailan, fuman, se enamoran y se emborrachan recorriendo las calles de Valparaíso. Pero bajo la aparente superficialidad, comenzamos a descubrir con la lectura los conflictos de cada uno de ellos y la historia de amor que pondrá su amistad en juego.

Además de escritor, Reyes fue diplomático, periodista y fundador de la Revista Letras. Otras de sus obras son la novela El incendio del astillero, Ruta de sangre y el libro de poesía Las mareas del sur. Sobre Salvador Reyes, escribió el crítico Camilo Marks en su libro Canon (Debate, 2010): “Es uno de esos narradores de gran calidad que han pasado injustamente al olvido o a un inmerecido segundo plano”. Reyes tiene su lugar merecido en nuestra campaña Fértil Provincia: redescubriendo las letras chilenas.

Fragmento de la novela Valparaíso, puerto de nostalgia:

Todos cantaron a coro y algunas copas se estrellaron contra la pared. No obstante ser otoño, la noche era templada. Madrid se quitó la americana. Velazco se desnudó completamente e hizo jirones su traje, jurando que la civilización era una porquería. La embriaguez de don Edgardo había sobrepasado en mucho su discreto nivel habitual. Abrió el balcón y aulló hacia la obscura noche, con una tremenda voz de barítono, su máxima definitiva: “¡No hay pena que no se pase ni puta que no se case!”

La ilustración es de Mari Pérez, a quien agradecemos su participación en nuestra campaña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *