Reseñas

“¡Siempre adelante!”, la silenciada historia de Eleanor Marx

Joaquín Saavedra Por Joaquín Saavedra

Este libro publicado recientemente por Banda Propia Editoras, además de rescatar el interesante y poco visibilizado pensamiento de Eleanor Marx, es un viaje a los principios del marxismo y los movimientos feministas. [Imagen de portada: Eleanor Marx a los 18 años, en 1873. Créditos jacobinlat.com]

Hace unas pocas semanas Banda Propia Editoras lanzó oficialmente el libro ¡Siempre adelante!, escritos y cartas, 1866-1897, una recopilación de gran parte de los textos de Eleanor Marx junto a una brillante introducción de Alia Trabucco que nos aproximan a la importante figura de esta pensadora, desde su presencia política y feminista, como también desde su aporte a la literatura.

Pese a ser madre del feminismo socialista y fundadora del movimiento sindical británico, Eleanor Marx es una figura casi inexistente entre los nombres asociados a la lucha feminista. Hija de uno de los más grandes filósofos de la historia, es sin duda uno de los personajes más importantes de fines del siglo XIX, tanto en Inglaterra como en el mundo.

Este extenso libro está estructurado en dos bisectrices que se van ramificando para mostrar las distintas facetas de la vida de la agitadora inglesa. Por un lado, los textos se organizan cronológicamente desde sus cartas de infancia hasta su polémica muerte y, por otro lado, en divisiones temáticas referentes a la literatura, la política, el género y a su vida familiar.

La mayoría de los escritos fueron publicados bajo los apellidos Marx y Aveling, aunque por algunas investigaciones se puede suponer que la inscripción del apellido de su esposo, Edward Aveling, estaba ahí por un asunto formal y machista propio de la época. Su relación con este personaje toma una paradójica relevancia en cuanto a su vida como feminista y considerando que las circunstancias alrededor de su triste suicidio apuntan sospechosamente a vínculo amoroso.

Eleanor Marx, al formar parte una familia profundamente intelectual, participó desde muy joven en política y arte. Más adulta se desempeñó en labores de suma importancia que hasta el día de hoy tienen vigencia, como la traducción al inglés de Madame Bovary de Gustave Flaubert, la recopilación y organización de los textos de su padre y su colaboración en la sistematización y canonización de la extensa obra de William Shakespeare. Marx hizo un gran trabajo literario siempre desde una crítica política socialista en contra del conservadurismo y el capitalismo, lo que se refleja en el ensayo donde interpreta políticamente la obra del poeta Percy Shelley, así como también en una adaptación del final de Casa de muñecas de Henrik Ibsen en la que, en un tono de burla al tradicionalismo inglés, Nora, uno de los personajes, decide aceptar el machismo que la oprime a diferencia de la verdadera obra donde este personaje se revela.

Eleanor Marx junto a su padre, Karl Marx. Créditos: elperiodico.com

Con respecto a su pensamiento sobre el género, Marx profundizó las ideas expuestas por Engels en el libro El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado, concernientes al estado de opresión del sistema de producción capitalista: “Solo cuando este proceso [de emancipación en la familia y la política] esté terminado, solo cuando un gran número de mujeres-proletarias tomen conciencia de su derecho a ponerse de lado del hombre y no a sus espaldas, solo entonces habrá un final también para una mujer proletaria del hogar”.

Eleanor relacionaba a su sexo con el papel del proletariado en la dialéctica marxista. Así como existía la burguesía y el proletariado, la dualidad masculino y femenino era un engranaje más del sistema político opresor considerando la esclavitud que representaba el matrimonio y las pésimas opciones laborales que la mujer vivía en esos tiempos. La independización económica, primer paso para la emancipación del género, era posible solo a través del proceso revolucionario de las clases trabajadoras, idea que hasta el día de hoy resulta latente en los movimientos feministas de izquierda.

Este libro, además de rescatar el interesante y poco visibilizado pensamiento de Eleanor Marx, es un viaje a los principios del marxismo y los movimientos feministas. Una completa radiografía de la Europa y el mundo de finales del siglo XIX antes de la Revolución rusa y el mayor desarrollo de las prácticas socialistas. Tristemente, la última parte de esta obra nos sumerge en el polémico suicidio de Eleanor, supuestamente originado por la traición de su esposo con otra mujer, aunque hay escritos y cartas que postulan que Edward Aveling la habría impulsado a acabar con su vida para quedarse con sus bienes económicos.

Tras su fallecimiento, Eleonor Marx fue homenajeada en todo el mundo por un sinfín de grupos de izquierda que valoraban su trabajo mucho más allá de la figura de su padre. Tras dos guerras mundiales y con un partido socialista inglés en la ilegalidad, el legado de Eleanor Marx quedó disperso durante largo tiempo, sin embargo, su legado ha recobrado importancia gracias al esfuerzo de grupos interesados en la política de izquierda y el feminismo, quienes han recopilado y organizado su trabajo, por lo que este libro es una fiel y grata representación de aquello.

Compartir en: Facebook Twitter
Joaquín Saavedra

Licenciado en Literatura por la Universidad Alberto Hurtado y Licenciado en Estética por la Universidad Católica, ha escrito reseñas y criticas literarias en medios como The Clinic y Loud. Además, es parte de Editorial Cuneta, colabora con el Cine Arte Alameda y participa de la banda musical Paracaidistas.

También te podría interesar