Vacaciones y series: mujeres valientes de la vida y la ficción

A A

Llegan las vacaciones de invierno y junto con ellas la posibilidad de descubrir historias de mujeres valientes que protagonizan series, películas y libros. De Anne Lister a Kai Cheng Thom, aquí una breve selección de lujo a cargo de Soledad Rodillo.

Suranne Jones y Sophie Rundle en una imagen promocional de «Gentleman Jack». Créditos: HBO

No es raro que uno lea un libro y al tiempo aparezca una película o una serie inspirada en él. Ha ocurrido hace decenas de años con los clásicos, con los bestsellers y hasta con libros que pasaron sin pena ni gloria. Pero a veces la sincronía es casual e inmediata, como me ocurrió hace unas semanas cuando estaba leyendo un libro magnífico sobre grandes científicos e intelectuales del siglo XIX –entre los cuales aparecen importantes mujeres de la astronomía, la biología, el arte y la pedagogía que no fueron reconocidas en su momento– y se me apareció el personaje de Anne Lister. Y unos días después la BBC, junto a HBO, estrena la serie Gentleman Jack basada en su vida.

Anne Lister –de quien nunca había oído nada hasta hace unos días– fue una inglesa audaz y valiente que, en pleno siglo XIX desafió a la sociedad de la época y se convirtió en la primera mujer en contraer matrimonio con otra mujer. Con el creciente auge del feminismo en el mundo, no es casual que la vida de esta latifundista de Halifax (West Yorkshire) apodada justamente Gentleman Jack, que luchó toda su vida por la igualdad de derechos de hombres y mujeres, haya sido rescatada por la literatura y por la televisión. Pero la sincronía no deja de llamarme la atención.

En el libro que estaba leyendo –Figuring (PRH, 2019) de Maria Popova– se menciona a la Lister casi a la pasada, entre todos los personajes atractivos y brillantes que describe la autora en este gran ensayo de casi 600 páginas donde conjuga magistralmente arte, astronomía, filosofía, feminismo y literatura, los temas favoritos de Popova, de los que escribe hace años en su exitoso blog Brain Pickings.

En Figuring, Maria Popova describe sobre las complejidades del amor y la búsqueda de la verdad a lo largo de 400 años, comenzando con el astrónomo Johanes Kepler y pasando por cientos de personajes históricos, la mayoría mujeres (varias de ellas lesbianas) que contribuyeron a cambiar la manera en cómo experimentamos y conocemos el universo. Está la astrónoma Maria Mitchell, que abrió el camino para que las mujeres estudiaran astronomía –una ciencia que en esa época estaba permitida solo a los hombres–, la poeta Emily Dickinson, la periodista Margaret Fuller –que provocó el movimiento feminista–, la escultora Harriet Hosmer, la educadora Elizabeth Peabody y tantos otros grandes personajes que aparecen alrededor de ellas, como Charles Darwin, Elizabeth Barrett Browning, Ralph Waldo Emerson y Anne Lister quien, según nos cuenta Maria Popova, tuvo una pareja de su mismo sexo –al igual varias de las mujeres del siglo XIX que aparecen en Figuring, aunque la palabra lesbianismo no se usara– pero fue la primera en contraer matrimonio en con una mujer.

Además de terrateniente, Anne Lister (1791-1840) fue una gran viajera, escaladora, empresaria y diarista. Sus numerosos escritos fueron descifrados en los años 30 porque todas las referencias al sexo estaban escritas en un código basado en el álgebra y el griego antiguo. Estos aparecen citados en el libro que publicó Jill Liddington en 1998, Female Fortune: Land, Gender and Authority: the Anne Lister diaries 1833-36, que inspiró el guion de la serie y la consiguiente publicación de un libro, también titulado Gentleman Jack (PRH, 2019), escrito por Sally Wainwright, la guionista de la serie y la investigadora Anne Choma.

Su máxima osadía fue amar y comprometerse en matrimonio con una mujer

Tanto en la serie como en el libro se destaca la valentía y sinceridad con que Anne Lister enfrentó la vida. En la producción de la BBC, la protagonista, encarnada por la actriz Suranne Jones, varias veces habla a la cámara para remarcar su solidez e impetuosidad, a pesar de los constantes hostigamientos que recibió en su pueblo por ser una mujer más masculina –que solía llamar la atención por vestirse toda de negro, según describió una examante en una carta–, y que se involucró en un negocio que era exclusivo de los hombres, como fue explotar y administrar una mina de carbón en plena revolución industrial.

Pero su máxima osadía fue amar y comprometerse en matrimonio con una mujer, tal como lo hizo el domingo de Resurrección de 1834 cuando se unió en “comunión” con la rica heredera Ann Walker. Este momento es recordado por una placa azul con el arcoiris propio de la comunidad LGBT que está fuera de la Holy Trinity Church de Goodramgate (York), que se ha convertido en un lugar icónico por considerarse el sitio donde tuvo lugar el primer matrimonio lésbico en Inglaterra. Anne Lister vivió junto a Ann Walker en Shibden Hall hasta su muerte, ocurrida en 1840 durante uno de sus viajes. Sus 26 diarios fueron conservados y son considerados un importante referente  para los estudios de género de la Inglaterra del siglo XIX.

Los diarios de Anne Lister. Créditos: bbc.co.uk

Mujeres feroces y corajudas

Y a propósito de mujeres valientes, este mes también leí una novela y vi una película con tramas muy diferentes pero que comparten algo común: ambas protagonistas son adolescentes trans que enfrentan con bastante coraje el difícil proceso de transición de género que están viviendo. La película Girl (2018, disponible en Netflix), de origen belga y premiada en el último Festival de Cannes muestra la lucha de la quinceañera Lara por dejar atrás su pasado como Viktor y convertirse en una gran bailarina de ballet clásico. Con simplicidad y sin caer en morbosidades, la película nos acerca a todas las dificultades que debe enfrentar la protagonista, en compañía de su padre, para lograr que su cuerpo refleje la mujer que ella es y además se ajuste a las conocidas exigencias de las academias de ballet. En la película –el primer largometraje del director belga Lukas Dhont–, Lara muestra el dolor que está viviendo: el dolor físico de sus pies después de horas de práctica de baile, las molestias que le provocan las hormonas que toma para su cambio de género y el pesar interno por sentirse discriminada y sola. Pero no se rinde y uno no puede dejar de admirarla –al personaje y al actor que la encarnó magistralmente– por su perseverancia y lucha.

La novela que leí, Fierce Femmes And Notorious Liars: A Dangerous Trans Girl’s Confabulous Memoir (Metonymy Press, 2019), que aún no está en español, fue el libro de mayo en el club de lectura feminista de la actriz Emma Watson y aunque no me gusta leer en el inglés ni soy muy amiga de las novelas juveniles, algo me hizo querer arriesgarme.

Y no me equivoqué. El libro es la primera novela de la escritora transgénero, performista y trabajadora social canadiense, Kai Cheng Thom (1991); memoria ficcionada “de una mentirosa”, con momentos de realismo mágico y otros episodios de crudeza y sinceridad, sobre una joven trans que quiere contar su historia, desde el día que huyó de su casa siendo un hombre hasta que encontró a otras como ella, las “fierce femmes”, como las llama: “mujeres feroces” que le enseñaron a vivir como mujer en la Calle de los Milagros.

La novela es bien sorprendente. Y, a pesar de ciertas metáforas mágicas y apariciones fantasmales, la narradora quiere hablar de mujeres trans reales –no las que aparecen en la televisión, con botox y glitter–. Y quiere hablar de lo difícil que es experimentar un cambio de género, de las altas tasas de suicidio de la población trans, de la violencia que sufre la población LGBT y de los riesgos que corren todos los días.

Con un tono liviano y juvenil, Kai Cheng escribe sobre esta protagonista, hija de padres chinos que habían  emigrado a América en busca de futuro, y que tenían todas sus esperanzas puestas en este hijo hombre. Y de cómo este hijo deja atrás su casa y su ciudad para convertirse en una mujer, debiendo enfrentar en el camino a hombres abusadores, doctores inescrupulosos, la ignorancia, el miedo y el rechazo de la gente. Y por sobre todo, enfrentarse a la violencia –el asesinato de su amiga Soraya y de todos los asesinatos a mujeres trans que la policía no investiga– que la obligan a estar siempre en guardia, con sus zapatos de taco alto como armadura, y poniendo en práctica las artes marciales que su padre le enseñó cuando era un niño asiático en una ciudad oscura.

Fotograma de «Girl». Créditos: Latempestad.mx

 

Autor: Soledad Rodillo (57 Entradas)

Periodista de la Pontificia Universidad Católica de Chile y Magíster en Literatura de la Universidad de Chile. Lectora empedernida, dedica su tiempo a escribir artículos culturales para diarios y revistas especializadas. Es colaboradora estable de nuestro blog.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *