Reportajes

Víctor Jara, a 40 años de su muerte

Manolo López Por Manolo López

La revista Rolling Stone hace unos meses lo catalogó entre los 15 músicos más rebeldes del rock. Pero  antes de empuñar la guitarra, Víctor estuvo ligado a las tablas y la dirección teatral. Poco se habla de aquella faceta de este multidisciplinario creador conectado con las raíces artísticas y culturales más profundas de nuestro país....

La revista Rolling Stone hace unos meses lo catalogó entre los 15 músicos más rebeldes del rock. Pero  antes de empuñar la guitarra, Víctor estuvo ligado a las tablas y la dirección teatral. Poco se habla de aquella faceta de este multidisciplinario creador conectado con las raíces artísticas y culturales más profundas de nuestro país.

Portada del libro Víctor Jara su vida y el teatro, del director Gabriel Sepúlveda Corradini.

Víctor Lidio Jara Martínez cumpliría este 28 de septiembre 80 años. Vivió intensamente 40 hasta que pocos días después del Golpe de Estado fue torturado en el Estadio Chile y luego acribillado por fuerzas represivas militares. La otra mitad de su vida ha sido “un canto inconcluso”, como lo tituló en una biografía su viuda, Joan Turner, pero el cual se ha llenado con todas las voces de la memoria que reconocen en el cantautor a un artista comprometido con la vida y la dignidad del hombre.

Un relato publicado hace pocos días comenta la última actuación de Víctor Jara en la Escuela URSS de Tejas de Chena, en la comuna de San Bernardo. Ese lunes 10 de septiembre estuvo presente con su guitarra y habitual sonrisa dispuesto a animar la premiación del concurso de pintura “Las riquezas de mi patria”. Víctor entonó El hombre es un creador y para acompañarlo en la introducción con peineta y papel se ofreció un suboficial, padre de uno de los ganadores. La canción terminó en aplausos y con un estrecho abrazo entre ambos.

Van brotando así nuevos relatos e imágenes de este músico, profesor, mimo, actor y director de teatro.  Sobre esta última faceta, la menos conocida de Víctor Jara, se lanzará este 16 de septiembre a las 17:00 horas en el Teatro Antonio Varas el libro Víctor Jara su vida y el teatro (Editorial Ventana Abierta). En esta edición de lujo, escrito por Gabriel Sepúlveda Corradini, se narra y muestra su ingreso al Teatro Experimental de la Universidad de Chile en la década de los 50, su estadía en la compañía Los mimos de Noisvander, la dirección de obras como Ánimas de día claro, Parecido a la felicidad y La Remolienda. Además, cuenta con cuidada documentación su paso por el grupo folclórico Cuncumén, el contacto con Violeta Parra, los inicios de la Nueva Canción Chilena y sus vínculos con el proceso cultural de la Unidad Popular.

Fotografía de Luis Poirot. Elenco de la obra de teatro Ánimas de día claro.

También el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes acaba de publicar el resultado de la adquisición de libros de autores chilenos para nutrir las Bibliotecas Públicas del país. Entre los seleccionados de poesía se encuentra Deja su huella en el viento (LOM), un compendio en volumen de bolsillo de las mejores letras del artista. “La calidad intrínseca de sus melodías ha opacado la letra de sus canciones, y por ello la intención de este libro es resaltar su veta poética”, señala en el prólogo Naín Nómez.

Hoy se cumplen 40 años de su muerte. Uno de los versos finales que lograron sacar clandestinamente sus compañeros en el Estadio Chile –actual Víctor Jara- dice:

“¡Canto que mal me sales /cuando tengo que cantar espanto! /Espanto como el que vivo, /como el que muero, espanto.”

Terminamos este sencillo homenaje con la canción «Luchin», que Víctor Jara le dedicó a un niño chileno.

Compartir en: Facebook Twitter

También te podría interesar